Reja quería dejar la Lazio a 24 horas de enfrentarse al Atlético de Madrid

La dimisión fue rechazada por los dirigentes romanos y el técnico se sentará en el banquillo

deportes

| 23.02.2012 - 16:15 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los rumores sobre la marcha del técnico del Lazio, el italiano Edoardo Reja, suenan cada vez con más fuerza en Italia, a tan solo 24 horas de que su equipo se enfrente con el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón en el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Liga Europa.

Son varios los medios de comunicación italianos que aseguran que el técnico presentó su dimisión a la directiva del conjunto capitalino, aunque por el momento no ha habido ningún comunicado oficial al respecto.

La decisión del técnico de abandonar el banquillo lacial estaría motivada, según las mismas fuentes, por los desacuerdos entre Reja y el presidente del club, Claudio Lotito, así como por el malestar del entrenador por la poca actividad de la entidad durante el pasado marcado de invierno.

Sin embargo, pese a los rumores sobre su marcha, Reja viajó al aeropuerto romano de Fiumicino con el equipo, desde donde volarán a Madrid, donde mañana afrontan un duro desafío ante el Atlético, ya que la derrota por 3 goles a 1 que encajaron en el partido de ida hace dificilísima la posibilidad de pasar el turno.

El diario "La Gazzetta dello Sport" señaló que la dimisión de Reja fue rechazada por los dirigentes del Lazio, por lo que el técnico "congeló" su decisión en un acto de "responsabilidad" frente a sus jugadores ante el choque de mañana.

Asimismo, el rotativo informó de que tras el partido de Liga Europa contra el Atlético de Madrid, está previsto que Reja se reúna con Lotito en Roma para abordar la situación.

Reja llegó al banquillo del Lazio en 2010, tras la destitución de Davide Ballardini y con la tarea de rescatar al conjunto, que en aquel entonces ocupaba el antepenúltimo puesto de la clasificación italiana.