Raonic-Murray, final inédita en Wimbledon

Murray derrota a Berdych (6-3, 6-3 y 6-3) y Raonic sorprende a Federer (6-3, 6-7, 4-6, 7-5 y 6-3)

Milos Raonic

deportes

| 08.07.2016 - 21:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El tenista escocés Andy Murray se medirá con el canadiense Milos Raonic en la final del torneo de Wimbledon, tercer grande de la temporada, después de superar (6-3, 6-3, 6-3) este su cita de semifinales contra el checo Tomas Berdych.

El héroe local disputará su tercera final en el All England Club con el objetivo de saciar su hambre de Grand Slam. Campeón en 2013, Murray buscará su tercer grande, segundo en suelo británico, ante un Raonic que se deshizo del siete veces campeón sobre la hierba londinense, Roger Federer.

El número dos del mundo se deshizo por la vía rápida de Berdych. El británico recuperó la autoridad que puso en entredicho Jo-Wilfried Tsonga en cuartos de final. Aquella batalla a cinco sets dio paso este jueves a un nuevo ejercicio sin resquicio de Murray. Espoleado por una Central entregada, el escocés fue de menos a más.

RAONIC ELIMINA A FEDERER

El tenista canadiense Milos Raonic jugará la final de Wimbledon después de sorprender al suizo Roger Federer, al que derrotó en cinco mangas por 6-3, 6-7(3), 4-6, 7-5 y 6-3.

De este modo, el norteamericano tendrá la oportunidad de pelear por su primer título de grande, dejando clara su evolución en este año en el que ya rozó la gran final en el Abierto de Australia. Además, lo hizo ganando al ídolo del All England Tennis Club y levantando un partido que por momentos parecía tener perdido pese a haber ganado la primera manga.

Por su parte, el de Basilea sufrió un duro revés en su intento por conquistar por octava vez la hierba londinense. Finalista en 2014 y 2015, el exnúmero uno del mundo no tuvo el temple que le da su experiencia y dejó escapar una gran oportunidad de engordar su ya enorme palmarés.