Playoffs ACB: El Madrid quiere aferrarse a la historia para llegar a la final

Carroll: "Va a ser complicado sellar el billete para la final en Málaga"

Rudy: "No estamos siendo capaces de controlar el rebote"

El Unicaja espera que el factor cancha le mantenga vivo en las semifinales

Real Madrid ante Unicaja

deportes

| 10.06.2014 - 10:11 h
REDACCIÓN

El Real Madrid quiere aferrarse a la historia de los playoffs que afirma que, en el total de las 29 semifinales jugadas hasta el presente, siempre el equipo que empezó con un 2-0 acabó clasificándose para la final. Sin embargo, las dos victorias del Real Madrid han sido duras, complicadas y conseguidas al límite, tras una prórroga en el primer partido y casi en el último segundo en el siguiente.

La estadística le es muy desfavorable al Unicaja, ya que en 16 de esas 29 semifinales con 2-0, el 55,1 por ciento de las ocasiones se resolvieron por la vía rápida, es decir, con un 3-0. Nueve veces se forzó un cuarto, para que la eliminatoria acabase 3-1 y sólo en cuatro ocasiones fue necesario un quinto partido, en el que siempre decidió el equipo con el factor campo a su favor.

83'6% DE POSIBILIDADES

Según datos de la Liga, atendiendo solo a los precedentes, el Real Madrid tendría un 86,3% de posibilidades de sentenciar la eliminatoria en el Martín Carpena, bien sea en el primer partido o en el segundo. El Real Madrid está dando síntomas de cansancio y las ausencias de Dontaye Draper y Salah Mejri están dejando las rotaciones del equipo muy disminuidas.

Mejri tiene un pequeño problema muscular en su gemelo de la pierna izquierda, lo suficiente para no querer arriesgar y lo suficientemente grave como para pensárselo, habida cuenta de los veinte rebotes de diferencia que hubo a favor del Unicaja en el segundo partido.

La lesión en el dedo de la mano derecha de Rudy tampoco cuenta a favor del Real Madrid, ya que el alero internacional apenas tiene tiempo de recuperarse y el dolor va en aumento. El cansancio y la falta de tiempo de recuperación cuenta para ambos, pero más para un Real Madrid que, ahora, dispone de menos efectivos en el banquillo.

"La serie va a Málaga y estamos muy contentos por nuestras dos victorias en casa. Han sido dos partidos muy difíciles y disputados. Tenemos muchísimo respeto por el Unicaja, un equipo que está compitiendo muy bien y sabemos que todavía nos queda mucho trabajo por delante", zanjó Pablo Laso, entrenador del Real Madrid.

El Unicaja cree merecer ganar al menos un punto en la semifinal y el Madrid necesita imperiosamente tener un momento de respiro. Aquel que juegue con más confianza y que desee más su objetivo, tendrá mucho adelantado.