Nibali, campeón del Tour; Kittel ganó en los Elíseos

Valverde, cuarto: "Ni mucho menos este resultado ha sido un fracaso"

Nibali: "Me he labrado esta victoria día tras día"

Kittel: "Es un gran logro poder adjudicarse cuatro etapas"

Pinot, tercero: "Estoy muy emocionado, acabo de cumplir un sueño"

deportes

| 28.07.2014 - Actualizado: 12:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ciclista alemán Marcel Kittel (Giant) ha logrado al sprint en los Campos Elíseos su cuarto triunfo en la ronda gala, en la última etapa del Tour de Francia 2014, por delante de Alexander Kristoff (Katusha) y Ramunas Navardauskas (Garmin), en un día en el que como es habitual se produjo el homenaje a los corredores más destacados de esta edición de La Grande Boucle y en especial a un Vincenzo Nibali (Astana) que culminó su victoria.

El Tour de Francia 2014 llegó a su fin. Lo hizo como es habitual con una etapa que concluyó tras varias vueltas al circuito de los Campos Elíseos y que se decidió al sprint, siendo el triunfo para un Kittel que se apuntó así su cuarta etapa en esta edición, igualando a Nibali y postulándose como uno de los grandes favoritos que de cara al Mundial de Ponferrada que se correrá en septiembre.

TRIPLE CORONA PARA EL 'TIBURÓN'

Pero sin duda este último día fue el del reconocimiento de aquellos que han conseguido llegar a París y en especial de los corredores que de alguna manera u otra han sido protagonistas en esta edición de la ronda gala. Por encima de todos destacó la figura de un Nibali que por primera vez en su carrera rodó de amarillo por París.

El italiano cerró una magnífica participación con una jornada relajada en la que se dedicó a hacerse las clásicas fotos con los ganadores del resto de maillots y con sus compañeros de podio, en este caso los franceses Jean-Christophe Péraud (AG2R) y Thibaut Pinot (FDJ.fr).

Precisamente Péraud no tuvo un día plácido pues se cayó en los Elíseos y tubo que sufrir más de la cuenta para mantenerse en el pelotón. Al final, como lo hizo este sábado en la contrarreloj de Périgueux, supo sufrir y certificó su segunda posición final.

Se despide el Tour del tiburón. El de Astana estuvo muy por encima del resto de sus rivales y no solo se apuntó el triunfo en la clasificación general sino que venció además cuatro etapas. Demostró su superioridad en todos los terrenos, ya fuese sobre el pavés, en la montaña o contra el crono. Haciendo honor a su mote el italiano arrasó con todo y con todos.

La única duda que puede planear sobre su victoria es la de saber cómo le habría ido si Chris Froome y Alberto Contador no hubiesen sufrido sendas caídas y, a la postre, abandonos. Pero eso es algo que forma parte de la competición y que no debe suponer borrón alguno. Nibali es un ciclista con mayúsculas, que no acostumbra a esconderse y que siempre da espectáculo de cara al aficionado. Además con este triunfo ha hecho historia.

Son pocos los que pueden decir que están al nivel de Jacques Anquetil, Eddy Merckx, Felice Gimondi, Bernard Hinault y Alberto Contador. Ellos cinco y el italiano de 29 años son los únicos seis ciclistas de todos los tiempos capaces de lograr Tour de Francia, Vuelta a España y Giro de Italia.

También logró el de Mesina que volviese a sonar el Fratelli d'Italia en la avenida más importante de París. La última vez lo consiguió un mito, Marco Pantani en 1998. Nibali se trata del séptimo italiano en hacerse con La Grande Boucle.

FRANCIA VUELVE AL PRIMER PLANO

A izquierda y derecha del 'tiburón' en París quedaron Péraud y Pinot. La primera vez en los últimos 30 años en la que se vio a dos franceses en el podio de su gran vuelta. Lo han logrado dos ciclistas de perfiles muy diferentes. El de AG2R es un profesional en el ocaso de su carrera que tras muchos años en mountain bike ha logrado su gran objetivo. Mientras que el de 'La Française des Jeux' es la gran esperanza de un país que llevaba años huérfano de estrellas y que quiere ver en este escalador de 24 años al nuevo Anquetil o Hinault.

La cruz de la moneda de este Tour fue para el ciclismo español, Alejandro Valverde (Movistar). El murciano acarició el primer podio de su vida en la cita por etapas más importante del calendario, pero no pudo ser. Estuvo muchos días segundo clasificado pero la última semana se le hizo muy larga y acabó cediendo en los Alpes y en la contrarreloj de este sábado. Por lo que se desliza de sus palabras, este puede haber sido además el último Tour para él.

Ahora tan solo queda esperar un año para volver a ver los más de 3.000 kilómetros, el sufrimiento y la alegría que durante tres semanas acompañan a los ciclistas por tierras francesas. Además el de 2015, si todo va según lo previsto puede ser un Tour de un altísimo nivel. Con el 'tiburón' defendiendo, maillot y con Froome, Contador y Quintana en busca de estar en lo más alto del cajón en París.