Nadal pasa con dudas a octavos en el Abierto de Estados Unidos

Federer derrota a Feliciano López y Del Potro a Roberto Bautista

Su adversario en la cuarta ronda, el ucraniano Dolgopolov: "Jugué mucho mejor, puede ser un punto de inflexión"

Rafa Nadal

deportes

| 03.09.2017 - Actualizado: 21:47 h

Efe

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Rafa Nadal, primer cabeza de serie, cumplió con los pronósticos, pero tuvo que sufrir y dedicar trabajo extra antes de conseguir el pase a los octavos de final tras derrotar esta noche por 6-7 (3), 6-3, 6-1 y 6-4 al argentino Leonardo Mayer en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos.

La victoria de Nadal fue la cuarta (4-0) que consigue en los mismos enfrentamientos que ha tenido con Mayer dentro del circuito profesional, pero la primera desde el 2014, cuando jugaron en la tercera ronda de Roland Garros (6-2, 7-5, 6-2). Nadal, de 31 años, que disputa su decimotercer Abierto de Estados Unidos y ha ganado dos veces (2010, 2013), logró el pase a los octavos de final por novena vez.

El próximo rival de Nadal será el ucraniano Alexandr Dolgopolov, 68 del mundo, que venció por 6-1, 6-0 y 6-4 al serbio Viktor Troicki. Como se esperaba el partido, disputado en la pista central Arthur Ashe de Flushing Meadows, fue competitivo e igualado mientras el actual campeón de Roland Garros lo permitió y eso fue lo que hizo que al final el desigual duelo se extendiese durante tres horas y 15 minutos.

NADAL: "NO ESTOY DEL TODO SATISFECHO"

"No estoy del todo satisfecho, creo que podría haber jugado mejor de lo que lo he hecho, pero he ido a más", resumió Nadal en rueda de prensa tras su victoria sobre Mayer, a quien le costó más de tres horas derrotar. "Había entrenado mucho mejor la semana previa de lo que he competido esos tres partidos, pero no es menos cierto que he competido bien, he luchado en todo momento y he mantenido la concentración", resolvió.

El mallorquín admitió que el partido con Mayer se había "complicado mucho" pero recordó haber creado veinticinco oportunidades de punto de break y dijo que no se puede "obviar" que gracias a ellos el encuentro "cambia por completo". "La diferencia entre hoy y el otro día es sustancial, he jugado mucho mejor, me he generado muchísimas mas oportunidades con un rival que saca mucho mejor que el del otro día, que es un rival de nivel", repasó.

Nadal aseguró estar feliz por no haberse "desesperado cuando había motivos más que de sobra", después de fallar trece intentos de break point, y sobre todo, por haber "ganado un partido que en un momento estaba complicado". "Había un momento que no era capaz de jugar un break point adecuadamente", admitió el tenista, para quien no convertir esas oportunidades en puntos supone una acumulación de "nervios y estrés".

"El partido confío en que haya sido punto de inflexión, un buen punto de partida, porque después de hacer el break mi drive ha empezado a ir mejor y he empezado a tirar golpes ganadores paralelos", señaló. No obstante, el cabeza de serie de este Grand Slam ve necesario "apuntalar" su confianza con el drive: "Aún me moveré mas rápido y seré capaz de producir esa sensación de rodillo que me hace tener opciones de competir al más alto nivel".

DOLGOPOLOV LE ESPERA EN CUARTOS

Respecto a su adversario en la cuarta ronda, el ucraniano Alexandr Dolgopolov, 68 del mundo, destacó que tiene un "talento importante y viene jugando bien" en sus últimos encuentros. "A nadie le gusta jugar contra un rival así", añadió.

Preguntado por su motivación para continuar peleando en el tenis, Nadal declaró ser un apasionado de los deportes, que, por otra parte, "normalmente son simples, son tontos" y "no tienen atractivo". "Lo que tiene atractivo es la pasión que genera en los demás y, en lo personal, llevar tu esfuerzo al máximo. Cuando no sea capaz de sentir esfuerzo, pasión, ilusión por lo que hago, es el momento de decir: me voy a pescar", zanjó.