Nadal se despide de Wimbledon en un maratoniano partido ante Müller

Tras casi cinco horas de lucha cae en octavos de final (6-3 6-4 3-6 4-6 y 15-13): "Estaba listo para otras cosas, perdí una oportunidad"

"Cometí errores en la red"

Roberto Bautista cede ante Marin Cilic por 6-2, 6-2 y 6-2

deportes

| 10.07.2017 - 20:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Tras casi cinco horas de enfrentamiento en Wimbledon en busca de un puesto para los cuartos de final, Giles Muller ha ganado a Rafa Nadal por la mínima. Ha sido un partido muy igualado con momentos apasionantes y que ha puesto los nervios de punta a sus seguidores.

Nadal empartó el partido a dos sets y siguió en el mismo a gran nivel. Ambos jugadores disputaron después una larguísima contienda con 28 juegos juegos disputados en la que ninguno de los dos daba su brazo a torcer. Al final, y por pequeños detalles como suele suceder, Muller que no falló en ninguno de sus saques se alzó con la victoria.

ÉPICO PARTIDO

No obstante, Nadal brilló a gran altura y mereció igualmente el triunfo. El resultado final del partido fue 6-3 6-4 3-6 4-6 y 15-13. El luxemburgués Gilles Muller venció al español Rafael Nadal de forma agónica y por segunda vez en Wimbledon, y le apeó del torneo al derrotarle en cuatro horas y 48 minutos, a la quinta bola de partido, para alcanzar los cuartos de final, por primera vez.

Muller se enfrentará en esa ronda contra el croata Marin Cilic, séptimo favorito, que se deshizo del español Roberto Bautista, por 6-2, 6-2 y 6-2 en una hora y 41 minutos.

NADAL SALVÓ CUATRO BOLAS DE PARTIDO

Nadal salvó cuatro bolas de partido, dos en el décimo juego del quinto set, y otras dos en el vigésimo en un parcial agónico para ambos, en el que el español dispuso de cinco bolas de rotura, una en el décimo tercero, y cuatro en el décimo noveno, que hubieran podido cambiar el signo del encuentro. Pero Muller las salvó con su mejor arma, el servicio, con el que anotó 30 saques directos.

Después de hacerse con sus primeros tres encuentros con desahogo y sin ceder un set, Rafa sufrió la primera prueba de fuego en este Wimbledon y cedió de nuevo ante Muller, su verdugo en la segunda ronda de 2005, cuando el luxemburgués venció entonces a un Nadal que llegaba a Londres tras lograr su primera corona en Roland Garros.

Muller cortó la racha de 28 sets ganados de forma consecutiva por Nadal, sumando su trayectoria en París, y los primeros partidos en Wimbledon. El español luchó y estuvo a punto de lograr por tercera vez en su recorrido en el Grand Slam remontar las dos primeras mangas perdidas y ganar en cinco, ambas aquí: contra el estadounidense Robert Kendrick en 2006 y el ruso Mijail Youznhy en 2007, pero Muller lo impidió al romper su saque en el último juego del quinto set, cuando ambos estaban ya agotados.

LUCHA PARA REMONTAR

El duelo de la pista enfrentó al que más victorias lleva en tierra esta temporada (Nadal, con 24) con el de hierba (Muller, con 10). El luxemburgués, de 34 años, ganador de su primer título en esta superficie recientemente en Hertogebosch, se llevó los dos primeros parciales dosificando su fenomenal servicio (ya lleva 102 'aces') ante la falta de chispa de Nadal, muy diferente al jugador que apabulló al ruso Karen Khachanov en la tercera ronda.

Pero el de Manacor reaccionó con fuerza a partir del tercer set, y a la hora y media de partido consiguió la primera rotura que le abría las puertas a la ilusión (3-1), para robar de nuevo en el quinto del cuarto (3-2) e igualar el partido después de dos horas y 32 minutos de lucha.

Se abría la lucha en el quinto set, con Nadal salvando apuradamente su servicio cada vez que le tocaba ponerlo en juego. En ese aspecto estuvo irreconocible pues acabó con 23 directos, pero sus piernas no le permitían demasiados intercambios y su mente estaba atrapada por el saque de su adversario.

Muller estuvo más frío que el español y a la quinta oportunidad dio cuenta del campeón de Roland Garros, que intentaba regresar a los cuartos de Wimbledon, por primera vez desde el 2011.

BAUTISTA, ELIMINADO POR CILIC

El croata Marin Cilic se ha impuesto a Roberto Bautista Agut este lunes por 6-2, 6-2 y 6-2 en los octavos de final de Wimbledon. Cilic, séptimo favorito, venció a Bautista en una hora y 41 minutos para alcanzar por cuarta vez los cuartos de final Wimbledon. El croata se enfrentará en esa ronda contra el ganador del encuentro entre el español Rafael Nadal (4) y el luxemburgués Gilles Muller (16).

"No he tenido un buen día, las cosas no han salido como yo quería", dijo el español que luchaba por situarse por primera vez en esta ronda en un Grand Slam. "El ha hecho un buen partido. Está claro que contra un sacador como él y un jugador que viene jugando muy bien, si no estoy bien del todo, me cuesta", añadió.

"Ha sacado muy bien y está jugando muy agresivo desde el fondo de la pista, pero lo que mejor ha hecho hoy es restar", comentó sobre Cilic, a quien Bautista había derrotado en el Abierto de Australia el pasado año. "He tenido muchas dificultades para mandar en el partido, sobre todo al resto", observó.