Muguruza logra la tercera ronda pero se queda sola en Australia

Superó a la estadounidense Samantha Crawford por 7-5 y 6-4: "Ella ha sido muy agresiva, pero a lo bestia"

deportes

| 18.01.2017 - 12:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Garbiñe Muguruza superó a la estadounidense Samantha Crawford, pero será la única de las cuatro españolas que comenzaron el torneo que luchará en la tercera ronda del Abierto de Australia, porque Carla Suárez cayó ante la rumana Sorana Cirstea.

Muguruza se impuso a Crawford, 162 del mundo, y campeona júnior del Abierto de EE.UU. en 2012, por 7-5 y 6-4 en una hora y 35 minutos. Suárez se quedó en el camino al ceder ante Cirstea por 7-6 (1) y 6-3 en un minuto menos.

CON EL MUSLO VENDADO

"He tenido que estar muy concentrada porque pega muy fuerte cada golpe", señaló Muguruza, que saltó a la pista con su muslo derecho ya vendado en señal de precaución. La española no quería correr más riesgos, como en el partido anterior contra la neozelandesa Marina Erakovic y centrarse así en el encuentro contra Crawford, el primero entre ambas.

La estadounidense, que el año pasado alcanzó las semifinales en Brisbane, es como Garbiñe una gran pegadora y dotada de un eficiente servicio. Sus lesiones la temporada pasada la impidieron despegar en el circuito pero es capaz de golpear plano con gran efectividad.

Garbiñe encarriló el partido con ventaja de 3-0 pero no pudo mantenerla, y Crawford llegó a situarse con un peligroso 5-4. El francés Sam Sumyk, entrenador de la española, le indicó entonces que jugara con cabeza y Garbiñe remontó hasta romper en el undécimo (6-5).

SUFRE PARA 'CERRAR' EL PARTIDO

Cuando sacaba para ganar este parcial fue cuando Garbiñe sufrió más. Solo podía hacerlo con segundos servicios e incluso cometió una doble falta en el primer punto de set. Luego se controló algo más para sentenciar en la segunda oportunidad.

Con un set en el bolsillo la tranquilidad volvió a Garbiñe, pero el partido se mantuvo igualado, con ambas jugadoras golpeando con fuerza, hasta que en el noveno, Muguruza se aprovechó de una doble falta de la americana para romper (5-4) y sentenciar después con su servicio.

Garbiñe se medirá en tercera ronda contra la letona Anastasija Sevastova, que venció a la eslovaca Kristina Kucova, por 6-3 y 6-4, y contra la que tiene una victoria, en Tokio (6-3 y 6-3), y una derrota, en el Abierto de EE.UU. (7-5 y 6-4), ambos encuentros en pista dura.

SOBRE SU RIVAL: "HA SIDO MUY AGRESIVA PERO A LO BESTIA"

Muguruza dijo que su rival había sido muy agresiva "pero a lo bestia", y comentó que por su cabeza pasa jugar la primera ronda de la Copa Federación aunque todavía no lo tiene decidido.

"Si pasa por mi cabeza jugarla, siempre pasa" señaló sobre la confrontación contra la República Checa, "pero lo malo de estas cosas es que hasta el último momento nunca sabes si vas ir, si es necesario, si te duele algo y forzar. Siempre he sido muy pro. Todavía no me he sentado a hablar con Conchi pero llegará ese momento", aseguró.

"Ha sido muy agresiva pero a lo bestia, por momentos ha jugado increíble y por momentos ha fallado bastantes bolas", explicó Garbiñe sobre su rival de este miércoles. "Sabía que tenía que salir ahí fuera, dar lo mejor que tuviese, y esperar mi momento. Con este tipo de jugadoras no tienes que enfadarte, ni creer que tienes el partido ganado, porque te da la vuelta al partido para bien o para mal", explicó.

"Lo difícil es encontrar el balance entre pego yo, o espero", continuó la campeona de Roland Garros, "te pasas todo el partido diciendo, se paciente, ahora está jugando muy bien, hay que esperar y que no te haga cambiar tu juego, porque si no, te sientes muy incómoda".