Moyá: "Me hace gracia que el Barça diga que tiene bajas"

Afirma sentirse a gusto por estar en la agenda de clubes grandes

Miguel Ángel Moyá, portero del Getafe

deportes

| 20.12.2013 - 12:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Miguel Ángel Moyá (Binisalem, 2 de abril de 1984), portero del Getafe, es uno de los hombres más importantes de su equipo. Junto a Pedro León, tal vez sea el jugador más mediático del conjunto madrileño, que se enfrentará el domingo al Barcelona con el objetivo de amargar el liderato al conjunto de Tata Martino y continuar en la lucha por los puestos europeos.

Moyá es hombre de palabra fácil. Habla con propiedad, medita bien lo que dice y tiene un toque canalla que atrapa. En una entrevista con EFE, habló del duelo ante el Barcelona, que jugará sin Neymar y Messi.

Al guardameta balear le hace "gracia" que el club azulgrana diga que tiene bajas y, mientras afirma sentirse a gusto por estar en la agenda de clubes grandes, declara que eso no le quita el sueño porque se encuentra muy bien en su club.

Pregunta: Es uno de los jugadores más mediáticos del Getafe. Cada vez que se solicita una entrevista con usted, hay cola de prensa detrás esperando... ¿Por qué?

Al ser mi posición la de portero, en semanas como la del Barcelona siempre es un poco el atractivo. Coger al delantero y al portero del equipo que se van a enfrentar al Barcelona, pues son los jugadores más destacados. El delantero, porque marca y el portero, por si consigue anular a un equipo como el Barcelona. Por ahí van encaminadas esas entrevistas.

En su carrera, le he oído imitar a Manolo Lama en una radio, le he visto en una portada de una revista de moda, haciendo pizzas en un reportaje, en el programa "Pasapalabra"... ¿Le gusta hacer esas cosas? ¿Lo busca o le buscan?

Un poco las dos cosas. Para mí, la forma de ser del futbolista no sólo pasa por el terreno de juego. Creo que un futbolista es muchísimo más. Todo lo que no sea hacer tonterías, algo entretenido, divertido, que vaya más allá del "sí, bueno, creo que la verdad...", pues siempre me parece bien. Me gusta y va con mi personalidad. A lo mejor hay gente más introvertida que le da vergüenza. Pero con mi edad, 29 años, en el fútbol he podido vivir muchas cosas, elegir qué hacer o no hacer y relativizar el qué dirán.

Los porteros suelen ser más introvertidos, sin embargo usted es todo lo contrario. ¿Eso influye en el terreno de juego?

Sí. Hay jugadores que cambian mucho fuera del campo. No voy a dar nombres, pero imagina jugadores de la Liga que sean agresivos, que siempre están en líos. Pues fuera del campo son angelitos de la caridad. Muy amables y tranquilos. Se transforman. Yo no llego a ese extremo, soy más equilibrado en ese sentido. Fuera me gusta hablar, pues en el campo me gusta animar, comunicar e intento ser un jugador un poco moderno. Jugar fuera del área, jugar con el pie, ser atrevido...

Le oigo hablar y usted tiene un punto canalla, ¿de dónde ha salido?

Un poquito el tener que masticar la prensa desde tan joven. Debuté con 20 años en Primera y en los años anteriores estuve en las categorías inferiores de la selección. En el Mallorca me querían encasillar como esa joven promesa del club y siempre me he visto envuelto en eso. También la gente que me rodea y con la que me he juntado. En mi casa, tengo la suerte de que mi madre es muy extrovertida. Me parezco a ella y de ahí he desarrollado eso. Y mejorándolo, porque puedes ser extrovertido y meter muchas gambas.

Su ídolo era el portero Carlos Roa, que tiene un carácter totalmente opuesto al suyo...

Tuve la suerte de coincidir con él años después de aquel año sabático que se tomó por ideología. Es diferente a mí en cuanto a personalidad, pero es una bellísima persona. Era mi ídolo deportivo. Cuando estaba en las categorías inferiores del Mallorca, era un espejo. Tenía una manera de hacer las cosas bastante sobria y bien. Me he ido pareciendo a ese portero, pero con nuestros matices. En ese momento era mi ídolo futbolístico.

Tiene un saque de volea espectacular. En Getafe hay escuela con Abbondanzieri, muy argentina. ¿De Roa aprendió algo en ese aspecto?

Coincidí con Leo Franco, con Roa y con el Mono Burgos. Tenían esa tipología de saque en el que ladean la cadera para golpear el balón en ángulo recto. Pero en cuanto al saque de volea el mejor era el Pato. Sus saques planeaban muy bajo. Yo intentaba que mis saques llegaban rápido y para eso tienen que ir a una altura baja y planear bajo. Lo aprendí desde pequeño con esos porteros.

Lo pulí por pesadez e insistencia mía. Muchos entrenadores, cuando me veían sacar así, como Luis García, me dicen: "?¡Miguel, Moyaca, con la mano!". Pero siempre hago la broma de que cuando son más de quince metros, con el pie. Me gusta sacar con el pie y con la mano es raro. Me he adaptado a eso. A veces cuando saco con la mano, bromean.

Los veteranos del club le dirán que usted ha heredado sin querer el estilo del "Pato"...

Alguna vez. El Pato dejó huella. Era uno de los primerizos. Años atrás, la mayoría de porteros de la Liga sacaban con el balón arriba y bajaba con nieve. El "Pato" trajo esa escuela argentina. Ahora los porteros españoles, desde el fútbol base, entrenan sacando a su estilo. En la próxima década todos los europeos y españoles sacarán de esta manera lateral, con una precisión milimétrica.

Me gustaría preguntarle por algunos compañeros con los que coincidió en otros equipos. Qué le han enseñado o cómo le han marcado. Ballesteros y Marchena, por ejemplo.

Son el claro ejemplo que todo lo que demuestran en el campo, son todo lo contrario fuera. Ballesteros y Marchena, jugadores agresivos dentro, con todo tipo de picardías y de mala ostia, fuera del campo tienen un tono pausado de voz, amables, preocupado por lo que le puede pasar a su compañero, bien con su familia, todo calmado. Esos son Ballesteros y Marchena.

Arango e Ibagaza.

R: Arango es uno de los jugadores que es igual fuera y dentro. Era frío dentro del campo y tímido fuera. Es un jugador que no cambiaba de ritmo muchas veces, al trote, no le hacia falta por su zurda maravillosa. Ibagaza era desparpajo en el campo. Era el cañ por los caños que le salían. Tenía una gran visión que traducida fuera del campo era muy inteligente, avispado, argentino rápido de mente.

Con Güiza coincidió en el Mallorca en su mejor año...

Güiza te enseña a ver las cosas con otra perspectiva. Viene una cultura diferente. Parece que se toma las cosas con cierta guasa. Pero es muy competitivo, siempre tiene ganas de marcar. Ese año fue Pichichi y si mete todas las que tuvo hubiese sido Pichichi para tres años seguidos. El rey del desmarque y de la definición.

Un día en una entrevista me dijo que la noche confundía a los futbolistas...

Eso es Güiza en plenitud de condiciones. Como aquello que dijo Dinio de que "la noche" le "confunde". Cada uno se confunde en lo que quiera. Hay que tener la cabeza bien amueblada. En esto sirve la experiencia. Todos cometemos errores en la juventud, en no saber gestionar nuestra vida.

Pero tener la cabeza bien amueblada es importante siempre, pero sobre todo para los chavales que suben. Verse con éxito y dinero rápido es complicado de gestionar sin un buen entorno.

Con Iniesta coincidió en categorías inferiores de España. Le verá el domingo. ¿Cree que Messi, Neymar y muchas súper estrellas están un poco por encima de lo que son porque Iniesta les hace mejores?

Eso está pendiente de análisis. En las categorías inferiores siempre era el mejor jugador de la selección. Siempre era el jugador que respetaban todas las selecciones. Con 16 años hasta los 20. Ha seguido su camino, llamado a ser una estrella. Y hoy, en su posición, es uno de los tres mejores del mundo. Lo ha demostrado. Messi, no lo voy a discutir, pero teniendo por detrás a Xavi e Iniesta, le engrandecen mucho más.

Para el domingo se dice que faltan Messi e Iniesta. Pero de Víctor Valdés pocos parecen echar en falta su ausencia. ¿Es igual de importante?

Dos cosas me hacen gracia de los grandes: cuando se quejan de los árbitros y cuando dicen que tienen bajas. De los árbitros no voy a hablar. De las bajas, imaginemos un posible tridente de ataque este fin de semana con Cesc, Alexis y Pedro. ¿Qué equipo de la Liga que no sea el Madrid tienen mejor delantera que esos tres teniendo las bajas de Messi y Neymar? Ninguno. Cuando me dicen que tienen bajas, ¿qué bajas tienen? Tienen dos jugadores internacionales por puesto. Hay mucha diferencia.

En una entrevista dijo en su primer año que al Getafe le faltaba en el campo un tío de carácter como Nunes. ¿Ha cambiado?

Creo que este año es el Getafe más compacto que he visto. Con nuestras lagunas, igual que otros equipos. Un compañero decía que cuando íbamos sextos, había trece equipos que querrían cambiarse por el Getafe. No tenemos termino medio. O le aplauden mucho, no la afición, la prensa, que dice que lo hace bien o es desangelado. Íbamos sextos...¿Qué estarán haciendo otros equipos si vamos sextos? Este año estamos un poco más competitivos y la aportación de jugadores como Borja o Diego Castro, más experimentados. No recuerdo que dije exactamente. Nunes en Mallorca a lo mejor ejercía eso.

A usted le pilló la última etapa de Casquero, Belenguer...

Si, Casquero, Cata Díaz, que se iban, Pero no recuerdo cuáles fueron mis palabras. Creo que no dije que nos faltaba un Nunes. Los que ejercen de Nunes en este momento pueden ser Borja o Diego Castro, en esa similitud de forma de ser.

En el fútbol se suele recordar a quien mete gol y del portero se olvidan. El año pasado Valera marcó al Barcelona y usted paró muchísimo. Se habló sólo de él. ¿El portero siempre es un olvidado y sólo se le critica cuando falla?

Hay que saber convivir con eso. Cuando me hice portero no era consciente de eso. Con los años te das cuenta de lo que vale. Al final, con los años de experiencia, me fijo en la regularidad, no en si he hecho un partidazo en el Bernabéu. Sí, pero si después metes dos pifias con el Levante o el Villarreal... pues eso es como un bonus o un premio. Hay que rendir bien todo el año y si lo haces bien con el Barcelona o el Real Madrid, es un premio, la paga de Navidad.

Leí que el ídolo de su padre era Goyo Benito...

Mi padre tiene bigote, jugaba de central y en los tiempos de antes hacían bromas. Mi padre siempre me decía que había un defensa en el Madrid que se llamaba Benito que o pasaba el balón o el jugador. La típica broma de padre, que tenía hasta un parecido físico.

¿Que el ídolo de su padre sea Benito, un defensa, le influyó para decantarse por guardar la portería?

Siempre ha sido de bromas y de comparar. Es una enciclopedia, se acuerda de todo. Tiene una memoria de la que yo carezco. Mi padre me ha llevado muy bien, siempre ha intentado inculcarme la humildad, el esfuerzo y el sacrificio e intentar pelear para ser alguien en el fútbol.

Ahora mismo parece que lo es. Su momento cumbre fue el Valencia. Ahora está en Getafe, un equipo medio. ¿Valencia fue su única oportunidad de jugar en un grande? ¿Se pasó ya?

No sé si fue, pero de momento ha sido mi única. Pasó de una manera, en cuanto a repercusión significativa. No disfruté, en dos años jugué unos veinte partidos y no puedo valorarlo de una manera positiva. Sí que es verdad que aún siento una espina clavada, me ha ayudado mucho a afrontar mi presente a día de hoy y en mis últimos tres años en Getafe.

Salí un poco trastabillado mentalmente, pero me ha ayudado como persona y mi en mi próxima etapa que es la que llevo en el Getafe. Quiero seguir este camino. Hay puntos de inflexión que te sirven para mejorar o hundirte. Fue un momento malo, me habría gustado llegar a Valencia o incluso a día de hoy, llevar allí cinco años y que las cosas me hubiesen ido bien. Pero en esta vida no siempre tiene lo que uno quiere y hay que seguir peleando.

Este verano va a ser interesante para las porterías. Courtois a lo mejor vuelve al Chelsea, Valdés no va a estar en el Barcelona. ¿Todos esos rumores en la prensa relacionados con usted le hacen gracia?

Gracia no, porque al final es la verdad. Lo que me tomo con mucha relatividad es que mi nombre vaya de un lado para otro como ha pasado muchas veces. Al final, lo importante para mí es hacer las cosas bien en Getafe, mantengo ese patrón. A partir de ahí, si me vienen ofertas de equipos buenos, pues habrá que valorarlas.

Para sacarme de Getafe tendrá que ser algo muy atractivo tanto deportiva como económicamente, porque aquí estoy muy bien. Me siento querido, valorado y estoy tranquilo. A partir de ahí, ya veremos, no me preocupa. Evidentemente, me gusta que salga mi nombre en las agendas de los equipos grandes, pero tampoco me quita el sueño, ni me desespera, ni me agobia.

¿Es consciente de que está en todas las quinielas para ir a un grande? Es buen portero, valorado y su presidente siempre dice que el Getafe es un club vendedor para todo aquel equipo que venga con dinero.

Pasó el año pasado y la verdad que estoy satisfecho como está saliendo la temporada. Si hay movimientos, siendo sincero, seguro que volverá a sonar mi nombre. Hasta que no está hecho, no hay nada y no me gusta aventurarme. Siempre me gusta hablar del presente o del pasado en un momento determinado. Del futuro, mejor esperar a que llegue y cuando llegue, ya veremos.

La última. Si no hubiese sido futbolista, a lo mejor le hubiera gustado ser algo con mucha labia. Artista, periodista...

De pequeñito me chiflaba dibujar. A lo mejor me hubiese gustado ser arquitecto. Para serlo hay que hacerlo bien. No se puede ser sí o sí. De pequeño me hubiese gustado, por lo que me gustaba dibujar, siempre en cuadernos cuadriculados. Después he descubierto con el tiempo que si me dicen que tengo que estar de comentarista, pues me gustaría y a lo mejor se me daría bien. De momento, son cosas que uno piensa, es inevitable, pero me ciño al presente, me gusta el fútbol

Dentro de diez años, el nuevo Hugo Gatti

Hombre, con un poco más de temple, a lo mejor. Pero no me gusta aventurarme. Hay alguna cosa que sí, tengo gran pasión por los coches. Cuando me retire me gustaría hacer alguna que otra carrerita en Baleares, a modo local, correr en rallys. Me apasiona. Las otras cosas, ya veremos

Al Pato le apasionan los coches y las carreras.

¿También? Pues para que veas, los porteros tenemos un ramalazo con el tema motor y velocidad que está ahí. De momento lo tenemos que llevar escondido para cuando nos dejen volar.