Morata podrá ser el '9' en La Rosaleda

En el amistoso ante Costa Rica el próximo sábado

Morata ante Colombia

deportes

| 10.11.2017 - 13:57 h

Efe

Álvaro Morata, delantero español del Chelsea, podrá ser el 9 de la selección española en el amistoso ante Costa Rica en La Rosaleda el próximo sábado, tras mejorar de las molestias que arrastra en su tobillo derecho y entrenar este jueves por primera vez con el grupo.

Los internacionales españoles disfrutaron de un jueves tranquilo, alejados de ninguna polémica tras sentir que se calman las aguas por la nueva camiseta que estrenarán en Málaga y disfrutar de toda la tarde libre para desconectar antes del viaje del viernes.

REINA, RECUPERADO

A las órdenes del seleccionador español Julen Lopetegui completaron por la mañana el único entrenamiento del día que dejó las buenas noticias de la recuperación de Pepe Reina y Morata. El portero del Nápoles se probó de las molestias que arrastra en la espalda y fue uno más en el grupo.

Morata, que arrastra un hematoma en el tobillo por un fuerte golpe recibido en el último encuentro del Chelsea, también se incorporó a la dinámica de grupo con buenas sensaciones y está listo para volver a jugar con la Roja. Sin Diego Costa, que no comenzará a competir hasta enero con el Atlético de Madrid, será ante Costa Rica el futbolista el referente en el ataque de la Roja.

Con las buenas noticias recibidas por Lopetegui, el seleccionador ya va dando forma a un once para medirse a Costa Rica, selección a la que ya ha desgranado tácticamente para que sus jugadores conozcan sus virtudes y defectos en las charlas que han mantenido.

DE GEA, TITULAT

La portería la ocupará David De Gea y la defensa Odriozola y Jordi Alba en los laterales más la pareja indiscutible de centrales formada por Gerard Piqué y Sergio Ramos. Con Sergio Busquets al mando en la medular y el regreso de Andrés Iniesta, Thiago Alcántara se perfila como el tercer hombre del centro del campo de la Roja, con un ataque formado por Isco Alarcón, David Silva y Morata.

El jueves tuvo apenas una setenta minutos de entrenamiento para los futbolistas de la selección, que tras la comida de equipo pudieron desconectar del fútbol con sus familias o amigos. Con permiso para pasar la tarde y cenar fuera, los 25 internacionales tienen hasta las doce de la noche para regresar a la residencia de La Ciudad del Fútbol.