Mickelson conquista su primer Open Británico

El zurdo de San Diego consiguió el quinto grande de su vida tras firmar una vuelta final de 66 golpes

Jiménez, 13º, fue el mejor español: "Me pueden las ganas por ganar"

deportes

| 21.07.2013 - Actualizado: 21:57 h
REDACCIÓN
Más sobre: golfSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?

El golfista estadounidense Phil Mickelson ha conquistado el Abierto Británico, tercer 'grande' de la temporada que se ha disputado en el duro y rápido recorrido escocés de Muirfield, con lo que el zurdo de San Diego levanta su primera Jarra de Clarete y el que es su quinto 'major', un mes después de quedarse a las puertas por sexta vez de adjudicarse el US Open.

No era el mejor situado, a cinco golpes de la cabeza, pero un día más los 'greenes' de Muirfield sirvieron la batalla entre grandes nombres. El inglés Lee Westwood, exnúmero uno del mundo, que comenzaba el día con dos golpes de ventaja en el liderato, sucumbió a la presión del domingo y dejó escapar la opción de conquistar su primer título de 'Grand Slam'. Mickelson fue el mejor, domó y manejó su 'putt' con maestría para firmar una tarjeta de cinco bajo par y un total de menos tres, con cuatro 'birdies' en los últimos seis hoyos.

Si hace un mes Merion devoró a todos los golfistas, entre ellos un Mickelson que llegaba al domingo con el liderato bajo el brazo, en Muirfield solo 'Lefty' terminó bajo el par. El norteamericano, que venía de su primera victoria en las islas británicas el domingo pasado precisamente en el Abierto de Escocia, sacó tres golpes de ventaja al sueco Henrik Stenson, segundo.

Mientras, en uno sobre par acabaron un cabizbajo Westwood, un increíble Ian Poulter y un ganador de 'major' este año Adam Scott. Por su parte, el número uno del mundo, Tiger Woods, terminó en sexta posición y alargó a 21 los 'grandes' que han pasado sin hincarle el diente a ninguno. Una última jornada irregular, le dejó una vez más sin opciones de acercarse a los 18 títulos de Jack Nicklaus.

El penúltimo 'grande' del año parecía condenado a un 'play-off' entre varios contendientes. Con el domingo cayendo, casi 10 golfistas estaban en dos golpes. Las idas y venidas en la zona alta se sucedían. Poulter, al más puro estilo Ryder Cup, venía como un tiro sumando 'birdies' y 'putteando' como un loco. Sin embargo, en el 16 se le acabó la racha con un 'bogey' que le dejó sin opciones de campanada.

La gran gesta la culminó Mickelson. Hace un mes el golf le volvía a enseñar la cara amarga. El día de su cumpleaños, el día del padre en Estado Unidos, dejaba escapar el US Open para terminar segundo por sexta vez. En esta ocasión saboreó lo dulce. Con el resto tropezando en los últimos hoyos, él pasó por la derecha a todos con una segunda vuelta para el recuerdo. En especial, el 'birdie' en el 18, tras un 'approach' con la bandera como objetivo, con el que levantó los brazos sabedor de que después de 20 Open Championship llegaba la gloria para suceder a Ernie Els. Solo tres veces, con esta, terminó entre los 10 primeros, segundo en 2011.

ESPAÑA SE MARCHA CON BUEN SABOR DE BOCA

En cuanto a la actuación española, el mejor terminó siendo Miguel Ángel Jiménez, en decimotercera posición. El 'Pisha', que terminó líder en solitario la segunda jornada, no pudo bajar del par en el último día y se quedó lejos de meterse en la pelea, aunque pudo despedirse con un 'birdie' en el 18. Un golpe peor que el malagueño terminó el debutante Eduardo de la Riva que, sin nada que perder, disfrutó a lo grande del Open y cerró el domingo con dos bajo par, 'eagle' en el nueve incluido.

Por último, Sergio García volvió a desquiciarse en el campo escocés, con un mal inicio y un peor final que evitaron darle continuidad a una gran tercera jornada de sábado. Empatado con el castellonense, rozando el 'Top 20', terminó el canario Rafael Cabrera-Bello, una más que meritoria posición. Además, el madrileño Gonzalo Fernández-Castaño quedó más descolgado, 54º. España suma así una año más sin cosechar un 'major'. Ya son 14 años desde que José María Olazábal lograse el Masters en 1999, aún así este 'British', con la bandera española en lo alto durante gran parte de la semana, deja abierta la puerta de la esperanza.