Vuelta a Burgos: Trentin gana al sprint en Belorado

El italiano del Quick Step ganó la segunda etapa

Mikel Landa conservó el maillot morado de líder

Landa: "A ver si mañana tengo buen día y puedo reforzar el liderazgo"

Matteo Trentin

deportes

| 02.08.2017 - 16:50 h

Efe

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La etapa, de 155 kilómetros fundamentalmente llanos entre Oña y Belorado, estaba llamada a resolverse al esprint y poco tardaría en consolidarse la fuga de la jornada.

Tras varias intentonas infructuosas, Benjamin King (USA/Dimension Data), Luis Mas (ESP/Caja Rural), Alexandre Pichot (FRA/Direct Energie), Juan Felipe Osorio (COL/Manzana Postobon), Daniel Díaz (ARG/Delko Marseille), Sjoerd Van Ginneken (NED/Roompot) e Ibai Salas (ESP/Burgos BH) conseguían saltar del pelotón y consolidar la escapada buena.

SKY, DEMASIADO PERMISIVO

El buen entendimiento entre todos ellos y la permisividad del SKY, absoluto dominador del pelotón, facilitó que la fuga ganara rápidamente ventajas que superaron por momentos los tres minutos y medio. El recorrido de la etapa invitaba a pensar en un final al esprint, y todo hacía indicar que, antes o después, la escapada acabaría muriendo, como así fue.

A falta de poco más de 50 kilómetros, el pelotón incrementó el ritmo gracias al trabajo del SKY, el Cofidis, el Quick Step y el Direct Energie, y poco a poco se fue reduciendo la diferencia. Los escapados, a pesar de ser conscientes de que su aventura no tenía visos de prosperar, no se rindieron y obligaron al pelotón a exprimirse para neutralizar la fuga en el primer paso por Belorado.

LUIS MAS AGUANTÓ EL RITMO DE LA ESCAPADA

Sólo Luis Mas aguantó la presión, marchándose en solitario durante unos kilómetros, pero la suya era también una aventura vista para sentencia. Por detrás, la carrera se puso seria. Los equipos de los esprinters comenzaron a mover sus piezas para colocar a sus principales bazas en una posición ventajosa para los últimos metros.

Gianni Moscon (SKY) lo intentó desde lejos, pero los hombres del Quick Step acabaron ganando en la estrategia, aprovechando la ligera pendiente de los dos últimos kilómetros para lanzar el esprint de un intratable Matteo Trentin, que el día de su cumpleaños se acabó adjudicando la victoria de etapa.

Mañana, la ronda burgalesa se trasladará al norte de la provincia para disputar la que probablemente sea la etapa más esperada de la edición de este año, con final en el Picón Blanco, un puerto de categoría especial inédito en la ronda burgalesa y con rampas superiores al 15 por ciento.

El ciclista del SKY Mikel Landa, que hoy ha podido conservar el maillot morado de la Vuelta a Burgos, confía en "reforzar el liderato" en la exigente etapa de mañana, en la que se ascenderá al Picón Blanco, un puerto de categoría especial inédito en la ronda burgalesa.

"A ver si tengo un buen día para reforzar" el maillot en una jornada en la que puede que haya "muchas diferencias", incluso más que las que pueda haber en la última etapa, en la que se ascenderá a las Lagunas de Neila, ha asegurado el corredor vasco.

MIKEL LANDA: "EL EQUIPO SE HA LIMITADO A CONTROLAR UN POCO"

En este sentido, Landa ha asumido su papel de favorito en compañía del SKY, que hoy ha "controlado" la carrera para que la etapa se decidiera al sprint. "Una vez que se ha ido una fuga que no ponía en peligro nuestra pelea individual", el equipo se ha "limitado" a "controlar un poco", ha explicado.

A partir de ahí, "los equipos de los esprinters han hecho la labor" de caza a la fuga y el propio SKY lo ha intentado, ha añadido. El conjunto británico se ha presentado en esta edición de la ronda burgalesa con "corredores jóvenes y corredores que van a la Vuelta a España", por lo que cada día se busca una "oportunidad".

MATTEO TRENTIN: "HEMOS HECHO UN TRABAJO INCREÍBLE"

Por su parte, el vencedor de la etapa, el italiano del Quick Step Matteo Trentin, se ha mostrado muy satisfecho por haber podido sumar su primera victoria de la temporada, coincidiendo además con su cumpleaños.

"Es una fiesta doble", ha asegurado al tiempo que agradecía el "increíble trabajo" desarrollado por su equipo, que ayer ya se quedó a las puertas de la victoria en las rampas del Castillo de la capital provincial.

Sin embargo, la fortaleza de Mikel Landa impidió que Trentin, o su compañero Julian Alaphilippe, se alzaran con esa primera victoria. Hoy, sin embargo, el esprint "ha sido diferente". "Hemos controlado" la aproximación ante equipos como el Aqua Blue, el Cofidis o el SKY y "he finalizado el trabajo" con un "esprint muy rápido", en el que las condiciones de la carretera facilitaban rodar "a 115 ó 120 pedaladas por minuto", ha explicado Trentin.

El ciclista italiano no descarta intentarlo de nuevo antes de que acabe la ronda burgalesa. De momento, en la etapa de mañana espera estar en el "grupo" y superar las exigentes rampas del Picón Blanco a la espera de la cuarta etapa, que se resolverá en los yacimientos de la ciudad romana de Clunia, en un final "más duro y técnico" que el de hoy.