Más de 2.500 efectivos de seguridad y emergencias velarán por el 'clásico'

Fernández Díaz pide que nadie deje de ir al clásico: "Mi hijo va a ir, con eso lo digo todo"

Iniesta: "La situación genera intranquilidad, es inevitable"

deportes

| 19.11.2015 - 13:14 h
REDACCIÓN

Más de 2.500 efectivos velarán por la seguridad del partido de fútbol del próximo sábado entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona, entre ellos 1.200 agentes de la Policía Nacional, seis veces más que en un encuentro de estas características.

Así lo ha señalado la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, tras la reunión de coordinación de seguridad del partido a la que han asistido responsables de seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Real Madrid y Metro de Madrid, además miembros de la Cruz Roja, de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y de la Brigada Provincial de Información.

Además de los 1.200 agentes de Policía Nacional habrá 122 policías locales (42 más de lo habitual), 1.195 efectivos de seguridad privada del Club Real Madrid, 80 trabajadores de Emergencias Madrid y 60 de la Cruz Roja.

"Las medidas del dispositivo serán las habituales en un partido de riesgo pero reforzadas con medidas adicionales en atención al momento extraordinario en que nos encontramos", ha comentado Dancausa en referencia a los atentados ocurridos el fin de semana pasado en París.

La delegada del Gobierno ha hecho un llamamiento a la "colaboración" y la "responsabilidad" de los ciudadanos, a los que ha mandado un mensaje de "tranquilidad" para que tengan "absoluta confianza en la profesionalidad y eficacia" de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Por su parte, el director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ha asegurado que se ha diseñado un "dispositivo reforzado" para el partido Madrid-Barça el sábado en el Santiago Bernabeu, para garantizar la seguridad y la normalidad.

"Un Madrid-Barça siempre es un partido de riesgo, por la cantidad de gente que moviliza y por la intensidad con la que se vive el fútbol", ha recordado el director general de la Policía en Palencia, donde ha inaugurado un curso de la Confederación Nacional de Policía sobre la nueva Ley de Seguridad Ciudadana.

TODAS LAS MEDIDAS NECESARIAS

Sin embargo, en este caso, como España está en un nivel de alerta 4 antiterrorista, ha adelantado que se está diseñando "un dispositivo reforzado a lo que se hace tradicionalmente".

"Yo tengo mucha confianza en la eficacia de ese dispositivo, que nos va a permitir garantizar una seguridad y normalidad en el desarrollo del partido. Yo mismo que no soy muy futbolero tengo intención de asistir a ese partido", ha asegurado.

En este sentido ha insistido en que se están tomando todas las medidas necesarias y ha hecho un llamamiento a la normalidad, asegurando que las Fuerzas de Seguridad tienen "una gran capacidad de respuesta". "No podemos garantizar una seguridad absoluta porque la amenaza es muy real, pero no podemos dejar que los terroristas se salgan con la suya", ha insistido.

Una tarea para la que ha solicitado la colaboración de los medios de comunicación, advirtiendo de que "hay mucho bulo y falsa alarma circulando por las redes sociales".

Por eso ha pedido a los ciudadanos que atiendan únicamente a las indicaciones de las Fuerzas de Seguridad, "si quieren a través de las redes sociales". "Vamos a intentar garantizar la seguridad en una situación de normalidad. Tomando todas las medidas necesarias porque la amenaza es muy real, pero garantizando que los ciudadanos puedan desarrollar su vida con normalidad en un ambiente de la máxima seguridad", ha concluido.

FERNÁNDEZ DÍAZ: "MI HIJO VA A IR, CON ESO LO DIGO TODO"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha pedido a quien tuviese previsto ir al partido de fútbol entre el Real Madrid y el FC Barcelona que no "cambie la agenda", sino que "vaya y disfrute". "Mi hijo va a ir a ver el partido, con eso lo he dicho todo", ha manifestado.

En una entrevista en Antena 3, Fernández Díaz ha recalcado que los terroristas quieren acabar con el modo de vida en democracia, igual que ETA pretendió en su día "la socialización del terror", el conseguir "que sociedad claudique y su proyecto totalitario se imponga porque la sociedad está paralizada".

Según ha dicho, "objetivamente no hay ninguna amenaza específica" contra el partido del sábado, y en ningún momento se ha planteado suspenderlo.

Aunque ha dicho entender que la gente tenga "cierto temor", tras los atentados de París y la suspensión de dos partidos internacionales esta semana (el Bélgica-España en Bruselas y el Alemania-Holanda en Hannover), ha insistido en que se están adoptando todas las medidas necesarias para que el evento se desarrolle con tranquilidad.

"Que la noticia del día sea quien gana", ha proseguido. El titular de Interior no ha precisado con quién va en el encuentro, porque él es seguidor de el Espanyol, pero acto seguido ha desvelado que su hijo sí es "culé empedernido", que viaja a Madrid cada vez que juega el Barça y que estará este sábado en el Bernabéu.