Marc Coma: "Estamos ante el Dakar más duro jamás realizado en Sudamérica"

"El recorrido, el kilometraje, la altura y las novedades en la navegación, que van a dificultar mucho las cosas a los corredores"

Marc Coma

deportes

| 14.12.2016 - Actualizado: 14:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El director deportivo del Dakar, Marc Coma, ha asegurado que la edición de 2017, que se disputará del 2 al 14 de enero por Paraguay, Bolivia y Argentina, "será el más duro jamás realizado en Sudamérica".

En una entrevista concedida a Efe, Coma ha subrayado que hay varios aspectos que apuntan hacia esa dirección: "El recorrido, el kilometraje, la altura, las condiciones climatológicas que van a encontrar los equipos y las novedades en la navegación, que van a dificultar mucho las cosas a los corredores".

ORGULLOSO DEL TRAZADO

El quíntuple ganador del Dakar (2006, 2009, 2011, 2014 y 2015) en categoría de motos afronta, a sus 40 años, su segunda edición de la prueba como director deportivo. En la del año pasado, apenas pudo notarse su mano, al encontrarse el recorrido prácticamente cerrado, pero en esta se muestra orgulloso del trazado que ha diseñado.

"En este recorrido ya puede verse mi firma. He podido reflejar un poco mi manera de entender la carrera y el ADN Dakar. Hemos conseguido devolver la navegación, un aspecto que últimamente había perdido importancia, al lugar donde se merece", ha señalado.

Coma ha recordado que, al finalizar el Dakar 2016, "había un interrogante sobre el futuro de la carrera en Sudamérica", pero que su discurso siempre fue "que en ese continente aún quedan muchos sitios por descubrir y por conocer", algo que queda demostrado en el trazado de este año.

DEBUTA URUGUAY

"Hemos introducido un nuevo país, como Paraguay, la parte norte de Argentina, que aún no se había recorrido en todo el Dakar y, en Bolivia, el recorrido de Uyuni a La Paz tampoco se conocía", ha apuntado.

El expiloto catalán está convencido de que la zona del altiplano boliviano sorprenderá este año: "En Bolivia, todo el altiplano está por encima de 3.500 metros. Serán seis días en altura, cuando lo máximo que habíamos estado hasta ahora eran dos o tres días". Escuchando a Coma, la época del Dakar africano parece ya muy lejana. "La situación geopolítica actual de gran parte de África del Norte hace imposible volver, a día de hoy", ha recordado.

Lo que no quedan tan lejos -solo hace un par de años- son los tiempos en los que él acababa en lo alto del podio del Dakar. "¿Si en el futuro voy a volver a correrlo? No tengo respuesta para esa pregunta. Lo que sé es que ahora estoy involucrado al cien al cien en el proyecto de la elaboración del Dakar", ha afirmado.

En 2007, 316 vehículos de 59 nacionalidades distintas participarán en el rally, que recorrerá cerca de 9.000 kilómetros a lo largo de 12 etapas.

UNA EDICIÓN MUY ABIERTA

Marc Coma ve una de las ediciones del Dakar más abierta de los últimos años: "No veo ningún favorito claro en ninguna de las categorías. En motos, Toby Price (vencedor en 2016) es el único de los que participan que ha ganado el Dakar, y eso puede darle una pequeña ventaja. En coches, creo que con el cambio de reglamentación Toyota, Peugeot y Mini van a estar a un nivel similar, siendo los pilotos los que marquen la diferencia".

El vigente campeón y doce veces ganador del Dakar, Stéphane Peterhansel (Peugeot), el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), el sudafricano Giniel de Villiers (Toyota), el finlandés Mikko Hirvonen (Mini) y los españoles Nani Roma (Toyota) y Carlos Sainz (Peugeot) son algunos de los aspirantes al título en automóviles.

Pero a Coma le hace especialmente feliz otra participación, la de su amigo y exrival Isidre Esteve, que vuelve al Dakar ocho años después de su última participación.

"Estoy muy contento de volver a encontrar a Isidre entre los inscritos. Para mí, siempre ha sido un referente por cómo ha afrontado su lesión (se quedó parapléjico tras sufrir un accidente en el rally de Almería en 2007), es muy buen amigo mío, lo admiro muchísimo y le deseo toda la suerte del mundo en este Dakar", comenta sobre el piloto ilerdense.

En cualquier caso, Marc Coma está convencido de que el Dakar 2017 será un éxito y confía en que se cumplan sus deseos en esta nueva edición. "Que no se decida hasta el penúltimo día, que los pilotos hayan tenido que afrontar situaciones difíciles de navegación y que sea un éxito a nivel organizativo", ha sentenciado.