Manzano describe una trama de dopaje masivo en el Kelme

"Hago esto para que haya un ciclismo limpio, no por venganza"

deportes

| 07.09.2001 - 05:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El excorredor del Kelme Jesús Manzano ha descrito hoy en el juicio de la Operación Puerto una trama de dopaje masivo en el equipo Kelme puesta en práctica por el médico Eufemiano Fuentes y su hermana Yolanda con el conocimiento y la colaboración de sus directores técnicos, Vicente Belda y José Ignacio Labarta.

Manzano, que en 2004 se convirtió en el primero en denunciar las prácticas de dopaje en el ciclismo español y que hoy ejerce la acusación particular contra los cuatro anteriores, ha hablado durante su declaración como testigo del suministro sistemático de medicamentos a los corredores -algunos de origen animal- y de extracciones y reinfusiones de sangre.

Según su relato -en el que también ha implicado en la trama a los médicos Alfredo Córdova y Walter Viru, este último afincado en Valencia-, Fuentes era el encargado de hacer la planificación médica de la temporada después de que Belda decidiera las carreras en las que iba a participar cada ciclista, mientras que Labarta programaba los entrenamientos.

A título de ejemplo, ha señalado que cuando a un corredor se le realizaba alguna extracción de sangre -les sacaban un litro, en dos bolsas de 500 mililitros-, Labarta le programaba entrenamientos suaves para los días posteriores, de 60 u 80 kilómetros, a un ritmo lento y sin pasar de un determinado número de pulsaciones.

CUADRICULAS

Mientras tanto, Belda, que dirigía el equipo, era el encargado de remitir a los ciclistas a Fuentes, al que se refería como 'el canario', y en ocasiones el que durante las carreras les daba medicamentos, como unas pastillas a las que llamaban 'cuadriculadas' y que tenían por objeto eliminar por el sudor y la orina la albúmina y el suero con los que habían disimulado el hematocrito alto.

El hematocrito o nivel de viscosidad de la sangre -cuanto más alto, mejor rendimiento físico- se subía mediante inyecciones de EPO, un medicamento de uso hospitalario que se administraba por vía intravenosa o subcutánea en tratamientos que duraban un mes y después de los que había que parar doce días para eliminar los restos.

Era al término del proceso cuando se extraía la sangre, que se guardaba para posteriores reinfusiones.

A veces, la EPO se administraba durante las carreras, por lo que Fuentes proporcionaba a los ciclistas unos 'polvos blancos' que eliminaban las proteínas de la orina e impedían detectar esta sustancia en los controles de la Unión Ciclista Internacional (UCI).

La UCI también vigilaba el nivel de hematocrito, por lo que los responsables del equipo hacían que primero pasaran los controles de este organismo los corredores que no tenían problemas con él.

"Los de hematocrito bajo bajaban antes al control, mientras a los demás nos inyectaban albúmina humana y suero (que aumentan la fluidez de la sangre). Si nos pinchaban en el brazo izquierdo, para el control ponías el derecho", ha dicho hoy Manzano.

EL EQUIPO SE ENCARGABA DE PAGAR

El testigo ha asegurado que todos sus compañeros en el Kelme, en el que corrió de 2000 a 2003, se sometían a estas prácticas, salvo uno, que tenía problemas en las venas de las piernas.

También ha dicho que era el equipo el que se hacía cargo del coste de los tratamientos, que además de EPO incluían HMG -una hormona femenina, por lo que Fuentes extendía recetas a nombre de su hermana Yolanda- y medicamentos de origen bovino como Actovegin o canino como Oxiglobin, entre otros.

"Había cachondeo con esto. Belda decía: 'Unos días van ladrando y otros mugiendo'", ha contado Manzano.

En el Tour de 2003, el corredor sufrió un desfallecimiento y tuvo que ser conducido a un hospital: "Me dijeron que no contase lo que me habían puesto y no me dejara hacer analíticas, porque podíamos ir a la cárcel", ha señalado el exciclista, que ha asegurado que si se hubiera negado a doparse le habrían expulsado del equipo.

"Si te negabas a ingerir los productos, eras baja inmediata", ha manifestado el testigo, que ha añadido que a raíz de éste y otros problemas los corredores celebraron una reunión, pero no para negarse a doparse, sino para reclamar "más control y medicamentos en mejor estado".

Por último, el excorredor ha revelado que un abogado que representaba al exdirector deportivo Manolo Saiz, contra el que Manzano retiró la acusación justo antes del inicio del juicio, le ofreció 180.000 euros para que abandonara la vía penal

UN EXPERTO DE LA AMA DESTACA LOS RIESGOS DE LAS PRÁCTICAS DE FUENTES

Un experto independiente contratado por la Agencia Mundial Antidopaje ha destacado los riesgos que para la salud suponen tanto las extracciones de sangre como las autotransfusiones que el médico Eufemiano Fuentes practicaba con deportistas.

El perito, el alemán Yorck Olaf Schumacher, es especialista en medicina interna y deportiva, ha desarrollado varias investigaciones sobre la adaptación de las células sanguíneas al ejercicio físico y asesora a organizaciones deportivas sobre este asunto.

Schumacher ha asegurado que las extracciones de sangre afectan a la integridad física más que otras prácticas médicas y que hacerlo en las cantidades que acostumbraba a sacar Fuentes -entre 500 mililitros y un litro de sangre- entraña más riesgos.

Entre éstos, ha citado la herida que causa la extracción, que puede provocar sangrado o infectarse por bacterias, y el efecto que produce la cantidad extraída, equivalente "al veinte por ciento del volumen total (de sangre) que hay en el cuerpo, lo que trastorna su funcionamiento".

Los efectos secundarios pueden ser "baja presión sanguínea, fatiga, mareos...", ha dicho Schumacher, que ha afirmado que, cuanto mayor es la cantidad de sangre extraída, mayor es el riesgo para la salud.