Maider Unda se hace con el bronce en lucha

Es la primera medalla olímpica española en esta disciplina

Maider Unda, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

deportes

| 09.08.2012 - 21:20 h
REDACCIÓN

Noticias relacionadas:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La luchadora alavesa Maider Unda ganó la medalla de bronce en la categoría de -72 kilos de lucha libre en los Juegos Olímpicos de Londres, la primera que consigue un deportista español en esta disciplina.

Después de perder el combate de semifinales ante la búlgara Stanka Zlateva Hristova, la aguerrida luchadora vasca saltó a la lona con el objetivo de derrotar a su rival, la bielorrusa Vasilisa Marzalyuk, para no dejar la medalla de bronce que en Pekín 2008 perdió en la última pelea.

Unda se llevó los dos primeros asaltos con unos parciales de 0-1 y 0-1, lo que le hizo adjudicarse la victoria y la primera medalla de España en lucha, la décima de la delegación en Londres 2012.

Después de casi cuatro horas de descanso desde su última lucha, la deportista vasca mantuvo la concentración desde el primer momento y no dejó atacar en ningún momento a su rival, que llevaba ya dos combates de repesca en sus músculos.

Tras un ataque con el que derribó a la bielorrusa se adjudicó el primer asalto con escueto 0-1, suficiente para afrontar los siguientes dos minutos con más tranquilidad y menos riesgo.

Así lo hizo y dejó correr el tiempo del segundo período hasta que, a solo cinco segundos del final, marcó otro punto contra Marzaryuk que le valió el combate y colgarse la escurridiza medalla olímpica que se le escapó en Pekín y por la que no pudo luchar en Atenas a causa de una lesión.

Desde las gradas, decenas de amigos y familiares reconocieron su esfuerzo titánico durante tantos años, abriéndose camino en un deporte con poca tradición en España, y la homenajearon cantando el típico "oe oe oe" desde las gradas mientras agitaban sus ikurriñas y banderas españolas.

Maider Unda les devolvió el gesto y, tras abrazarse con su cuerpo técnico, se fue hacia ellos a recoger una chapela que ya lució orgullosa hasta la ceremonia de entrega de medallas.

Con la presea colgada en su cuello, Unda culminó una jornada de éxito para la lucha española y para ella misma que cuajó una actuación muy inteligente para asegurarse su puesto en el podio.

En su camino hacia su sueño, la luchadora alavesa tuvo que deshacerse en primera instancia de la colombiana Ana Talia Betancur, a quien ganó con cierta facilidad, y en cuartos de final a la mongol Burmaa Ochirbat, a quien no había vencido en toda su carrera.

Unda se impuso en una igualada lucha por 0-1 en el primer asalto, 2-1 en el segundo y 0-1 en el último, en el que consiguió puntuar a 18 segundos del final.

En semifinales, la vitoriana no pudo repetir la gesta ante la búlgara Stanka Zlateva Hristova, que ya le había apeado del camino a la final en Pekín 2008.

Unda perdió en dos asaltos ante Hristova, que hizo alarde de un gran abanico de recursos tácticos y se impuso por 0-2 en los dos primeros asaltos, sellando así su paso a la final, que perdió ante la rusa Natalia Vorobieva.

A sus 35 años, Maider Unda cumplió hoy su sueño y se hizo con su primera medalla olímpica, la primera para la lucha española que tendrá en esta luchadora alavesa a su pionera y a un perfecto ejemplo para las próximas generaciones.