Madrid 2020: ¿a la cuarta va la vencida?

deportes

| 30.08.2013 - 12:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Madrid acude a Buenos Aires con la intención de llevarse la organización de los Juegos de 2020, tras dos intentos fallidos con los de 2012 y 2016. Pero poca gente recuerda que se trata de la cuarta puja de la capital. En 1966 el entonces alcalde Carlos Arias navarro encabezó la candidatura madrileña para los Juegos de 1972, que compitió contra Detroit, Montreal y Múnich. Finalmente la ciudad alemana fue la elegida.

2012: LA ILUSIÓN

Hasta 25 años después Madrid no volvió a plantearse ser sede de una cita olímpica. Con el referente del gran éxito de Barcelona en 1992, y tras alguna controversia con Sevilla, que también aspiraba de nuevo a los Juegos de 2012, tras dos intentos fallidos en 2004 y 2008, Madrid estuvo muy cerca de hacerse con la organización en una apretada votación en julio de 2005 en Singapur. De hecho, había sido la segunda candidata mejor valorada por la comisión de evaluación del COI. En la ronda final, fue la más apoyada en la segunda tanda de votación y se quedó a sólo dos votos de París en la tercera y penúltima. Finalmente Londres se llevó el premio.


Vídeo promocional de Madrid 2012

A pesar de ello, el apoyo ciudadano fue ejemplar: Madrid organizó diversos eventos en las calles, como el paseo de la bandera más larga del mundo bajo el lema 'Preparados para ti', y la ciudad se engalanó y vivió el intento con gran entusiasmo.

2016: SE IMPUSO LA TRADICIÓN

Tras la desilusión surgió la duda sobre una nueva candidatura para los Juegos de 2016. Por un lado, Madrid se había quedado muy cerca del objetivo y ciudadanos e instituciones eran unánimes al hablar de derrota "dulce", de ahí que surgiesen voces proclives a un nuevo intento; pero otras opiniones abogaban por dar un paso atrás, porque a pesar de jugar con la reciente experiencia, no era recomendable una nueva candidatura teniendo en cuenta la norma no escrita de que no se celebran Juegos de manera consecutiva en el mismo continente.


Vídeo promocional de Madrid 2016

Se impuso la primera teoría y Madrid reforzó su candidatura con un proyecto que presentaba ya un 80% de instalaciones terminadas. De nuevo las primeras sensaciones fueron muy positivas. El comité de evaluación concedió a Madrid la segunda mejor nota, sólo por detrás de Tokio, y con ventaja sobre Chicago y Río de Janeiro.

La votación final, que tuvo lugar en octubre de 2009 en Copenhague, acabó por dar la razón a los partidarios de la segunda teoría, puesto que, aunque la candidatura española llegó a la ronda final, se impusó la opción más simbólica de Río de Janeiro como capital de un país emergente, y se cumplía así la tradición de evitar Juegos consecutivos en el mismo continente.