Lavillenie y Suhr, primeros oros en el Mundial de Portland

El francés saltó con la pértiga 6,02 -nuevo récord de los campeonatos- y la estadounidense 4,90

Renaud Lavillenie

deportes

| 18.03.2016 - 09:59 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El francés Renaud Lavillenie y la estadounidense Jennifer Suhr, campeones olímpicos de pértiga, se alzaron con las primeras medallas de oro en los Mundiales en pista cubierta de Portland (EEUU) con sendas exhibiciones que refuerzan su condición de favoritos para repetir título en los Juegos de Río.

Con una presentación espectacular, a la americana, los saltadores de pértiga tuvieron la oportunidad sin precedentes de acaparar toda la atención del público en el Centro de Convenciones de Oregón porque las dos finales constituían el único ingrediente del menú del primer día de competición.

INTENTÓ 6,17

Lavillenie entró en combate con el travesaño a 5,75 metros del suelo, una hora después de que comenzara el concurso. Líder del año con dos saltos por encima de los 6 metros -el mejor, 6,03- el francés era el favorito indiscutible.

Cuando saltó, a la primera, los 5,80, Lavillenie se aseguró el título porque nadie más pudo con esa altura. El campeón estadounidense Sam Kendricks consiguió la plata con 5,80 y el polaco Piotr Lisek el bronce con cinco centímetros menos.

El campeón olímpico superó, a continuación, los 6,02 metros -nuevo récord de los campeonatos- y ordenó que la varilla se elevara a los 6,17 con el propósito de mejorar en un centímetro su récord mundial absoluto, pero estuvo lejos de conseguir su objetivo. En su segunda tentativa cayó sobre el cajetín pero salió indemne.

El canadiense de 21 años Shawn Barber, actual campeón del mundo al aire libre y uno de los dos que han superado este año el muro de los seis metros -el otro es Renaud-, se despidió con una marca de 5,75 que solo le dio el cuarto puesto, compartido con el polaco Jan Kudlicka, y el griego Kostadinos Filippidis, defensor del título, acabó séptimo con 5,65.

Decepcionó el joven brasileño Thiago Braz, campeón mundial júnior hace cuatro años, que el mes pasado había derrotado a Lavillenie en Berlín con nuevo récord suramericano (5,93). A cinco meses de los Juegos de Río, Braz, de 22 años, se quedó en 5,55 y fracasó en su intento lograr su primer podio internacional en categoría sénior.

SUHR CUMPLIÓ LOS PRONÓSTICOS

La final femenina coronó a la gran favorita, Jennifer Suhr, campeona olímpica, que se colgó la primera medalla de oro en juego con una marca de 4,90 metros para despedirse sin atacar su récord del mundo, alegando molestias musculares. Cuatro saltos, sin un solo fallo (4,60, 4,75, 4,85 y 4,90) llevaron a Jenny Suhr al escalón más alto del podio en el comienzo de los campeonatos del mundo en sala.

La brasileña Fabiana Murer, campeona mundial bajo techo en 2011 y subcampeona al aire libre en Pekín 2015, no pudo con los 4,70, un centímetro por debajo de su marca del año, y terminó sexta con 4,60, empatada con la medallista de bronce al aire libre, la griega Nikoleta Kyriakopoulou.

Por primera vez en la historia cinco mujeres saltaban 4,70 en pista cubierta, y cuatro seguían en competición cuando la varilla se elevó a 4,85. Sandi Morris, que la semana anterior había batido a Suhr en esta misma pista para alzarse con el título estadounidense, fue la primera en superar esa altura, y a continuación, también al primer intento, lo hizo la campeona olímpica.

Para delicia del público, la final mundialista devino en un mano a mano entre las dos estadounidenses. La griega Ekaterini Stefanidi y la suiza Nicole Buchler fallaron un intento en 4,85 y se dejaron los dos siguientes para 4,90, altura que las dejó fuera.

Suhr, plusmarquista mundial con 5,03, saltó a la primera 4,90, mientras que Morris fracasaba dos veces y se dejaba, inútilmente, el tercer intento para los 4,95. La plata era su primera medalla internacional.

Con el oro a buen recaudo, y cuando los espectadores esperaban un asalto a su récord mundial en 5,04, la campeona olímpica renunció a seguir compitiendo, alegando unas molestias musculares que arrastraba de la semana anterior en los campeonatos nacionales.