Las siete claves del descenso del Getafe

La tardía destitución de Escribá, los traspasos de Lafita y Alexis...

Betis - Getafe

deportes

| 16.05.2016 - 15:00 h
REDACCIÓN

El Getafe descendió este domingo a Segunda División en el estadio Benito Villamarín después de perder ante el Betis (2-1). Hay varias claves que podrían explicar la perdida de categoría del Getafe. En total, son siete:

LA TARDÍA DESTITUCIÓN DE FRAN ESCRIBÁ

Cuando Ángel Torres decidió prescindir del técnico Fran Escribá, sólo faltaban 6 partidos para el final del curso. La llegada al banquillo de Juan Eduardo Esnáider cambió al equipo casi de forma radical y los resultados llegaron con victorias a domicilio ante Real Sociedad y Deportivo y 2 empates de mérito frente al Valencia y al Sporting.

Sin embargo, el técnico hispano argentino no pudo rematar la faena en el estadio Benito Villamarín y el Getafe descendió. Tal vez, si hubiera llegado antes al cargo, el club madrileño podría haber salido adelante. Cuando Ángel Torres decidió destituir a Escribá, el Getafe sumaba 12 partidos seguidos sin ganar con sólo 2 puntos de 36 posibles. A Esnáider le faltaron un par de encuentros más.

LAS SALIDAS DE ÁNGEL LAFITA Y ALEXIS RUANO

Con la necesidad de aliviar sus maltrechas arcas, el presidente Ángel Torres, como la temporada anterior, dio salida a jugadores que podrían haber sido clave en la segunda mitad del curso. El defensa Alexis Ruano se marchó al Besiktas turco y el delantero Ángel Lafita al Al-Jazira de los Emiratos Árabes Unidos. Entre ambos dejaron cerca de tres millones de euros en el Getafe, pero también un agujero difícil de llenar en el campo.

Un año antes, Ángel Torres, también en el mercado de invierno, prescindió de Jorge Sammir, Míchel Madera y Cosmin Contra. El equipo dio el mismo bajón pero pudo salvarse antes de la última jornada. En esta ocasión no fue así, y, sin dos nombres importantes, el Getafe descendió.

AUSENCIA DE GOL

Se esperaba mucho más de los delanteros del Getafe. Álvaro Vázquez y el serbio Stefan Scepovic eran los máximos responsables en la suerte del gol y entre ambos sólo sumaron 11 tantos, 5 del español y 6 del serbio en los mismos partidos: 33. Son cifras muy bajas para un equipo en el que su mejor anotador fue Pablo Sarabia, que alcanzó las 7 dianas en la que ha sido su mejor campaña.

Esa falta de acierto goleador se vio reflejada en las estadísticas: en total, el Getafe no marcó en 16 de los 38 partidos de Liga que disputó, a un paso del 50 por ciento y, con 36 tantos fue, por detrás del Betis, el club que menos goles marcó esta temporada.

FICHAJES FALLIDOS A FINAL DE TEMPORADA

Después de las salidas de Lafita y Alexis el Getafe se movió en el mercado de invierno para fichar al uruguayo Álvaro Pereira. Sin embargo, el defensa charrúa llegó de Argentina con una sanción de ocho partidos que tuvo que cumplir en España. Después, se lesionó y finalmente participó en 6 encuentros. En uno de ellos, en su estreno, fue expulsado ante Las Palmas.

Y, casi al final, a falta de 8 jornadas, también llegó el delantero sueco Henok Goitom con la idea de paliar la falta goles del Getafe. Sin embargo, una lesión sólo le permitió participar en 124 minutos repartidos en 2 partidos. No marcó y no influyó en nada. Pasó desapercibido, como su compañero.

LA LESIÓN DE ÁLVARO MEDRÁN

Medrán llegó en verano cedido por el Real Madrid y el club tenía la esperanza puesta en él para recuperar un estilo de jugador creativo que desde la marcha de Rubén de la Red no se veía por Getafe. Sin embargo, la mala suerte hizo acto de presencia y, cuando Medrán estaba empezando a coger el ritmo a la Primera División, se rompió el peroné de su pierna derecha y estuvo cuatro meses de baja.

Su vuelta a los terrenos de juego coincidió con la etapa más decadente del club este curso y, al cien por cien en su estado de forma, el Getafe volvió a carburar coincidiendo también con la llegada de Juan Eduardo Esnáider al banquillo. Sin la lesión de Medrán, el conjunto madrileño tal vez habría conseguido mejores resultados.

LA TARDÍA APARICIÓN DE PEDRO LEÓN

Pedro León es, sin duda, el mejor jugador del Getafe con permiso de Pablo Sarabia. Pero esta temporada llegó al rescate demasiado tarde, justo en las últimas jornadas en las que rindió a un gran nivel. En ellas, su equipo notó la aparición de su capitán y volvió a sumar puntos con goles decisivos como el que marcó en La Coruña del Deportivo.

Sin embargo, el resto del curso Pedro León estuvo ausente. En parte, porque Fran Escribá no contó con él para todos los partidos, en algunos fue suplente e incluso hasta en 4 ocasiones no fue ni convocado. Hasta la jornada 22 no jugó su primer duelo completo y con la llegada de Esnáider por fin consiguió la confianza necesaria para jugar con continuidad y brillantez. Pero fue tarde.

LA MASCARADA DE HALLOWEEN:

La acción de algunos jugadores del Barcelona cuando aparecieron disfrazados por “Halloween” en la sala de prensa del Coliseum Alfonso Pérez mientras Víctor Rodríguez atendía a los medios de comunicación, hizo demasiado ruido alrededor del club que no fue nada beneficioso.

Además, la posterior aparición de imágenes en las que se vio el estado en el que había quedado el vestuario del Barcelona ese día, fue motivo de debate durante mucho tiempo. Justo después de esa jornada, la décima, el Getafe, en los seis partidos siguientes sumó 4 empates, 2 derrotas y una sola victoria. El despiste fue mayúsculo.