Las radios rechazan las presiones de la LFP

Onda Madrid se suma al frente común de la radio española frente a la pretensión de cobrar por retransmitir los partidos

El derecho de los ciudadanos a estar informados sobre los asuntos de interés general sufriría un severo recorte

El afán de lucro de un determinado grupo mediático no puede ser excusa para causar un perjuicio general

El Real Madrid se lleva el derbi con dos goles de Benzemá y Özil. (AFP)

deportes

| 26.08.2011 - 11:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Onda Madrid ha decidido sumarse al frente común de todas las emisoras de Radio de España, que rechazan la pretensión de la Liga de Fútbol Profesional de cobrar por retransmitir los partidos de fútbol.

Al contrario de lo que ocurre con las retransmisiones de televisión, lo que las emisoras de Radio ofrecen no son las imágenes de un espectáculo, sino la interpretación que del partido efectúan los redactores de cada emisora, de forma similar al relato que publica la prensa escrita. Impedir dicha libre difusión nos parece un atentado contra la libertad de información que amparan las leyes. Si la pretensión de la LFP se aplicara para cualquier espectáculo y soporte informativo, el derecho de los ciudadanos a estar informados sobre los asuntos de interés general sufriría un severo recorte.

Las emisoras de radio retransmiten, desde hace más de medio siglo y mediante diferentes formatos, los principales partidos de fútbol - incluso de Tercera División, como es el caso de Onda Madrid-, y no necesariamente por obtener un beneficio, sino también por criterios de servicio público. La Radio ha contribuido de manera decisiva a la popularidad de éste y de otros deportes, en beneficio de los clubes y de los deportistas. El afán de lucro de un determinado grupo mediático, titular de la mayor parte de los derechos de la Liga, no puede ser excusa para causar un perjuicio general a millones de aficionados al fútbol.