Las claves de la derrota del Real Madrid en Mestalla

Falta de concentración inicial, el peor día de Varane, Keylor Navas no fue salvador, un fútbol de dominio pero sin pegada

Varane se someterá a pruebas el viernes para conocer si sufre rotura muscular

deportes

| 23.02.2017 - 13:26 h
REDACCIÓN

El Real Madrid encajó su segunda derrota de la temporada en LaLiga, en Mestalla ante el Valencia, en un encuentro marcado por su falta de concentración inicial, los errores de Raphael Varane, un fútbol de dominio pero sin pegada y la mala lectura de Zinedine Zidane en los cambios. Las claves de la derrota del Real Madrid fueron:

1. Falta de concentración inicial: el Real Madrid no entró con la tensión necesaria a un partido que representaba la oportunidad de dar un golpe a la lucha por el título. En diez minutos para el olvido había encajado dos goles y a punto un tercero.

El plan de aguantar el balón para frenar el ímpetu inicial del Valencia con su afición empujando desde unas gradas llenas de Mestalla, no salió bien y los jugadores confundieron contemplar el ritmo con falta de intensidad. El hambre del rival les devoró y el partido ya fue cuesta arriba en los 80 minutos restantes.

2. El peor día de Varane: dejó el central francés una cara desconocida en Mestalla, invadido por el nerviosismo tras sentirse culpable en los goles. En el primero vio como su marcaje a Zaza no fue lo suficientemente agresivo. El delantero italiano pudo controlar dentro del área y girarse para soltar un zurdazo imparable. La perdida de balón de Varane en la salida de jugada en el segundo tanto, cogió descolocado a su equipo.

Laterales incorporados a ataque, Casemiro no tapó su hueco y Orellana aprovechó el desbarajuste. Sumado a una patada de kárate al cuello de Gayá y unas molestias musculares fruto de la tensión con la que jugaba, fue el peor día de la temporada de Varane.

3. Keylor Navas no fue salvador: el segundo tanto encajado por el Real Madrid dejó señalado al portero costarricense que no salió con rapidez ni tapó portería ante Orellana. El balón entró por debajo de sus piernas y su reacción no fue buena, entró por el centro de la portería, lo que desata la comparación entre el nivel de la pasada temporada y el mostrado desde que la intervención quirúrgica a la que se sometió el pasado verano.

El papel de salvador que tenía Keylor ya no aparece con continuidad en el Real Madrid mientras crecen los rumores de refuerzos para la portería para el próximo curso.

4. Un fútbol de dominio pero sin pegada: al Real Madrid no le faltó carácter y buscó la reacción todo el partido. Se adueñó del balón pero en esta ocasión le faltó brillantez en los últimos metros, ejecutar una idea de juego. Se encontró con un Valencia firme en defensa al que le salió el plan de partido perfecto.

Con dos tantos a su favor podía esperar encerrado en su terreno de juego, defender con orden y salir al contragolpe. Rozó el 80% de posesión el conjunto madridista pero no lo plasmó en ocasiones de gol en la segunda parte en la que tan solo probó en una ocasión la seguridad de Diego Alves. Sin intentos de remate, con centros continuos desde las bandas sin rematadores o malos últimos pases en las jugadas, le fue imposible levantar el partido.

5. La lectura de Zidane: el técnico francés opta por repartir minutos en algunas demarcaciones antes que por dar continuidad a un jugador que está de dulce. Isco Alarcón, decisivo ante Osasuna y Espanyol en los dos últimos compromisos ligueros, se quedó sin un minuto en Mestalla cuando el panorama del encuentro pedía un jugador de brillantez en el último pase y entre líneas.

La titularidad fue para James, Bale necesita minutos para ir ganando ritmo, Varane provocó otro cambio y el último intento de Zidane fue incidir por bandas apostando por Lucas Vázquez. En esta ocasión los cambios no le dieron el resultado deseado e Isco junto a Álvaro Morata regresaron defraudados de Mestalla.