La Real, pendiente de la posible marcha de Griezmann al Atlético

deportes

| 29.07.2011 - Actualizado: 17:19 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El interés del Atlético de Madrid por fichar al jugador de la Real Sociedad Antoine Griezmann, y por tanto su posible salida, amenaza los planes del club donostiarra, a pesar del obstáculo que supone para los atléticos la cláusula de 30 millones de euros que el jugador tiene en su contrato.

Han sido una semana y media muy intensa en este sentido, con varias informaciones del diario L'Equipe que ya encendieron las alarmas, ya que insistía en la contratación por parte del club rojiblanco del jugador de Macon, actualmente concentrado con la selección sub-20 francesa para disputar el Mundial de la categoría.

En este plazo el club ha tenido que salir al paso en dos ocasiones de estas noticias, una por medio de uno de sus consejeros, Joseba Ibarburu, que descartó el acuerdo, al igual que hizo ayer, jueves, el presidente de la Real, Jokin Aperribay.

A pesar de esa negativa no parece muy probable que, en la actual situación económica de los donostiarras, recién salidos de la tutela de la Ley Concursal y con mucho dinero que abonar a sus acreedores, puedan refugiarse numantinamente en la mencionada cláusula, por lo que pueden verse abocados a una negociación en la que tienen muchos recursos a su favor porque ni tienen prisas ni ganas de malvender a uno de sus jugadores más prometedores.

Griezmann, con 20 años, ya ha triunfado en Primera División, como lo acredita su presencia en la lista de mejores futbolistas de futuro de la pasada temporada, y también en la Real, a pesar de su juventud, ya que con Martín Lasarte en el banquillo ha sido el jugador que más partidos ha disputado en las dos últimas temporadas, coincidentes con su irrupción en el fútbol profesional.

El temor que hay entre la afición realista y también en el Consejo de Administración está motivado porque una buena entrada de dinero no garantiza éxitos deportivos, como lo comprobó en sus propias carnes la Real cuando Xabi Alonso fue traspasado al Liverpool por 18 millones de euros y su salida coincidió con el peor momento de la historia del club, que terminó bajando a Segunda División tres temporadas más tarde.

Griezmann tiene tres años menos que los contaba Xabi Alonso cuando se produjo la operación y puede ser una buena referencia para tasar al un jugador.