La final Djokovic-Nadal, en dos actos debido a la lluvia

El ganador de la 111 edición de Roland Garros no se conocerá hasta este lunes si la lluvia lo permite

Hace 39 años se produjo la última suspensión de la final y el partido acabó un martes

Suspendida final de Roland Garrós por la lluvia (Suspendida final de Roland Garrós por la lluv)

deportes

| 10.06.2012 - 20:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ganador de la 111 edición de Roland Garros no se conocerá hasta mañana, lunes, si la lluvia lo permite, tras suspenderse hoy la final cuando el español Rafael Nadal dominaba al serbio Novak Djokovic por 6-4, 6-3, 2-6 y 1-2 después de tres horas de lucha.

Hace 39 años se produjo la última suspensión de la final y el partido acabó un martes (5 de junio de 1973), con victoria del rumano Ilie Nastase sobre el croata Niki Pilic.

Nadal dispuso de una gran oportunidad, pues llegó a dominar por 6-4, 6-3 y 2-0 para acabar ganando su séptimo Roland Garros, y el tercero sin ceder un set (2008 y 2010).

Pero al final, aunque con ventaja todavía del español, el marcador reflejaba un curioso doble empate 15-15 en juegos y 97-97 en puntos ganados.

El encuentro, al que asistió la infanta Elena, había comenzado con otro curioso escenario. Habitualmente el equipo de Rafa se sienta siempre a la derecha del palco principal.

Esta vez, la jerarquía de Djokovic mandó, y fueron los serbios los que ocuparon ese lugar, desplazando a la izquierda al equipo técnico y familiares de Nadal.

El primer duelo entre los actuales números uno y dos del mundo en la final de París tendrá, pues, dos actos. En el primero de ellos, el juez árbitro del torneo, el sueco Stefan Francsson decretó la segunda y definitiva suspensión después de que Djokovic hubiera enganchado ocho juegos consecutivos, y Nadal ganase su saque con un servicio directo y una buena derecha, en el tercer juego del cuarto parcial.

En la final de Hamburgo de 2007, el suizo Roger Federer había endosado diez juegos consecutivos a Nadal, (2-6, 6-2 y 6-0) para romper su racha de 81 victorias seguidas en tierra. Djokovic estuvo muy cerca de igualar el récord de Federer.

Francsson le comunicó a Nadal el aplazamiento, y al español no le sentó nada bien, después de haberse recuperarse algo de la reacción de Djokovic. "La pista estaba igual hace una hora y no hemos parado", se le escuchó decir al de Manacor.

Hasta entonces, la desesperación se había recreado en los dos jugadores. Primero en Djokovic, que justo antes de la primera suspensión (6-4 y 5-3) había destrozado su asiento en la pista con un tremendo raquetazo, desquiciado tras perder por quinta vez su servicio.

La acción conllevó una advertencia del juez de silla francés Damien Dubois, y una tremenda pitada por parte del público, hasta ese momento dividido entre los dos jugadores.

La rabia e impaciencia inundaba a Djokovic que a cada bola que fallaba se giraba a su banquillo para expresar su enojo, porque no encontraba la fórmula mágica para mantener su servicio indemne.

Una frustración retratada en sus gestos y en sus dudas, escenificada con el incidente anterior, y con otro en el que lanzó su raqueta con furia, y para despistar al árbitro fue a cambiarla simulando que se había roto, y terminó empuñando luego la misma.

Nadal tuvo un comienzo de partido casi perfecto, con 3-0 y una bola de 4-0, pero luego cedió su servicio dos veces. Su mejor virtud fue no desfallecer ante este bajón, y romper de nuevo en el 4-3 para ganar este primer parcial en 58 minutos.

El drama de Djokovic se acentuó en la segunda cuando de nuevo perdió su primer servicio. Su malestar crecía y aunque colocó a Nadal tres globos espectaculares, remontó un 2-0 y se colocó dominando 3-2, no se sentía seguro al servicio. El serbio perdió su saque en el séptimo, y las astillas de su asiento saltaron a la pista después de destrozarlo con la raqueta.

De vuelta a la pista tras la lluvia Nadal, más tranquilo y sosegado, le rompía de nuevo para marcar el 6-3, y empezar como en los otros sets, dominando por 2-0.

Pero algo en el interior de Djokovic comenzó a funcionar. El aliento de sus padres Srdjan y Dijana en las gradas surtió efecto, y Nadal sufría porque la bola se había hinchado por la humedad y no podía golpearla como a él le gusta. "Nole" le rompió el saque tres veces seguidas, ganando seis juegos consecutivos para llevar su primer set al marcador.

La lluvia caía, Djokovic se resbalaba dos veces, pero el serbio sacaba fruto de su recuperación mientras la desesperación había cambiado ya de bando. "No puedo levantarla, la bola está hinchada", decía Nadal a su banquillo tras encajar el octavo juego consecutivo.

El segundo acto comenzará mañana a las 13:00 hora local. La organización del torneo comunicó que no devolverá el dinero, pero tampoco se pondrán entradas a la venta y el público podrá entrar con el mismo billete de hoy. El último parte avanza que mañana lunes habrá algunos chaparrones por la mañana y al medio día y tormenta por la tarde-noche.

Nadal conservará el número dos del mundo si vence, y con este resultado tendría además garantizado su participación en la Copa Masters de Londres. El séptimo título de Roland Garros le serviría para adelantar al sueco Bjorn Borg, e igualar con Pete Sampras, único hasta hoy en ganar siete veces en otro grande, en Wimbledon.