La DGT reprende a Casillas

Por conducir con la mano escayolada

También advierte a Piqué

deportes

| 14.02.2013 - 13:19 h
REDACCIÓN

Noticias relacionadas:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Dirección General de Tráfico telefoneó al portero del Real Madrid Iker Casillas para advertirle de lo inoportuno de conducir con la mano escayolada, en referencia al hecho de que el jugador blanco apareciera de esta forma en prensa tras lesionarse en enero en un partido de Liga.

Así lo explicó la directora de la DGT, María Seguí, en un encuentro informativo con Servimedia, donde destacó la importancia de que determinados personajes públicos den ejemplo como conductores.

En este sentido, la responsable de Tráfico se refirió a la foto aparecida en prensa en enero, en la que se ve a Casillas llegando al hospital donde iba a ser examinado de la rotura de un hueso de su mano izquierda. En la foto publicada entonces se veía al portero madridista al volante y con la mano izquierda escayolada o fuertemente vendada.

A este respecto, Seguí explicó que decidió ponerse en contacto con el portero titular de la selección para preguntarle si alguien le había comentado lo "inoportuno" de conducir en esa situación. El guardameta respondió que nadie le había comentado este extremo.

Según la responsable de la seguridad vial, el jugador madridista se mostró "muy preocupado por la imagen que esto pueda transmitir" y se comprometió a no volver a incurrir en un comportamiento de este tipo. Seguí destacó que "fue una conversación extraordinariamente productiva" y se mostró convencida "de que va a haber una relación fructífera" con la estrella madridista en lo que se refiere a las buenas prácticas en seguridad vial.

MOVER LA MUÑECA

La directora de la DGT dijo que Casillas entendió su "preocupación" por el tema, aunque le garantizó que en el momento en el que fue fotografiado podía mover la muñeca, que es lo que el Reglamento de Circulación exige como condición para ponerse al volante. "Es su verdad contra la mía, no tengo nada que decir al respecto", remarcó Seguí.

Respecto a la posibilidad de que el portero madridista fuese denunciado por conducir con la mano escayolada, la encargada de Tráfico destacó la dificultad de iniciar un procedimiento a partir de una fotografía realizada con cámara no homologada para ese fin, pero remarcó que cualquier ciudadano puede hacer una "denuncia voluntaria" ante la Guardia Civil.

En todo caso, reclamó que entre los conductores se advierta de la inconveniencia o imposibilidad de determinadas acciones cuando se va a conducir. A este respecto, reiteró que Casillas le dijo que nadie le advirtió de que no era conveniente conducir debido al estado de su mano.

CRÍTICA A PIQUÉ

Por otra parte, la responsable de Tráfico se refirió al hecho de que el defensa del Barcelona Gerard Piqué haya aparecido esta semana en otra fotografía sentado en el asiento del copiloto con su hijo recién nacido en un portabebés. El futbolista llevaba al niño recostado en el pecho y ante la mirada de Shakira, que era la que conducía.

A este respecto, la directora de la DGT criticó esta forma de proceder del jugador barcelonista y dijo que, en general, es un "mensaje terrible" este tipo de conductas al volante.

La responsable de la seguridad vial destacó la repercusión negativa de imágenes de conductores "que desmontan y desmantelan años de trabajos de muchísimas personas". Añadió, en este sentido, que al asumir el cargo una de las primeras cuestiones que abordó es "cómo puede la DGT sancionar este tipo de comportamientos".

En todo caso, reconoció que una denuncia a partir de una fotografía de prensa "tiene poca validez jurídica" y sostuvo en el pasado se ha rechazado como prueba por los tribunales. Explicó que a partir de una instantánea es difícil determinar las circunstancias en las que se produjo la posible infracción.

"Lo cual no significa", concluyó, "que en todos y cada uno de los casos de esta naturaleza que detectemos intentemos intervenir, hablando con las personas en concreto para intentar corregir esas acciones y que esas mismas personas se conviertan en abanderados de los mensajes (de la DGT)".