José María Ruiz-Mateos, imputado por delito fiscal por el caso Rayo Vallecano

deportes

| 24.03.2011 - 17:16 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El patriarca de Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos, y su hijo Javier Ruiz-Mateos Rivero están citados a declarar el próximo lunes como imputados en la investigación que sigue el Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid contra el Rayo Vallecano por tres presuntos delitos fiscales.

Así lo han indicado fuentes jurídicas, que han detallado que el Juzgado investiga al club de fútbol Rayo Vallecano por la presunta comisión de delitos contra la Hacienda Pública, además de por falsedad documental y alzamiento de bienes.

El presunto delito de falsedad documental está relacionado con las actas de las juntas de accionistas de la sociedad Rayo Vallecano.

En el caso del presunto delito de alzamiento de bienes, el juzgado investiga en relación a los ingresos que generó la publicidad de la marca "Clesa", que se incorporó a las camisetas de los jugadores.

El procedimiento, que se encuentra en fase de instrucción avanzada, tiene practicadas casi todas las diligencias solicitadas, así como las pruebas documentales.

Las mismas fuentes han asegurado que se ha tomado declaración a los miembros de la asesoría jurídica de la sociedad, al administrador y a su presidenta, Teresa Rivero, y que este próximo lunes están citados a declarar como imputados José María Ruiz-Mateos padre y su hijo Javier Ruiz-Mateos Rivero.

Según las cuentas del Rayo Vallecano correspondientes a 2008-2009, los principales acreedores son Hacienda y la Seguridad Social, que reclamaban 21,68 millones euros al club de fútbol,

correspondientes a los ejercicios comprendidos entre 2004 y 2008.

De esa cantidad, 14,4 millones eran en concepto de IRPF, otros 2,8 millones por IVA y 2,19 millones más correspondían a deudas contraídas con la Seguridad Social.

La Administración Tributaria también había determinado que el equipo contrajo entre 2000 y 2002 una deuda de 9,03 millones de euros en concepto de IRPF.