James Rodríguez, el chico de oro del Real Madrid

Se ha convertido en el jugador más en forma del cuadro blanco

Bale se apunta a la 'final' del Sánchez Pizjuán

Casillas manda "mucho ánimo" a Sergio Asenjo tras romperse la rodilla

José Castro: "El Real Madrid sabe que en el Pizjuán es uno de los campos donde puede perder"

deportes

| 30.04.2015 - 12:35 h
REDACCIÓN

El colombiano James Rodríguez iluminó al Real Madrid y le guió al triunfo sobre el Almería (3-0) para seguir la estela del Barcelona y mantener intactas sus opciones de pelear por el título de Liga.

Tras reaparecer después de su lesión en un pie, James se ha convertido en el jugador más en forma del cuadro blanco, y, sin el croata Luka Modric, en el motor que provoca desequilibrios que hacen ganar los partidos.

EL FARO MADRIDISTA

James se ha convertido en el auténtico chico de oro del Real Madrid. El colombiano, desde su reaparición tras estar dos meses de bajae, ha sido pieza clave en los últimos triunfos del conjunto blanco y es uno de los grandes argumentos en Concha Espina a la hora de soñar con alcanzar al Barça en la lucha por la Liga y con conquistar, el próximo 6 de junio, la Undécima Copa de Europa del conjunto madridista.

El internacional colombiano, autor de un golazo al filo del descanso en el choque del miércoles ante el Almería que sirvió para desatascar un encuentro que amenazaba con atragantársele al Real Madrid, sufrió el 4 de febrero, en el curso del partido de Liga ante el Sevilla en el Bernabéu (2-1, con gol de James a los 11’), la fractura del quinto metatarsiano de su pie derecho.

Intervenido quirúrgicamente al día siguiente, reapareció exactamente dos meses después, el 5 de abril, en el Real Madrid-Granada del 5 de abril. Aquel día, pese a lo abultado del marcador (9-1), no anotó ningún gol. Pero desde entonces ha salido a gol por partido liguero disputado.

En Vallecas (0-2 en la jornada 30) anotó el segundo tanto blanco a los 73 minutos. No jugó ante el Eibar en la 31ª jornada, pero sí lo hizo en la 32ª, frente al Málaga en Madrid: 3-1 y gol, el del 2-0, a los 68. Repitió en Balaídos, donde el Celta resistía el acoso blanco con 2-2 en el marcador: a los 43 minutos su disparo se coló en el marco local tras ser desviado por Fontàs.