Giro: Póker de Gaviria

Dumoulin sigue con la 'maglia rosa'

Fernando Gaviria

deportes

| 19.05.2017 - 19:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ciclista colombiano Fernando Gaviria (Quick-Step Floors) se ha impuesto en la decimotercera etapa del Giro de Italia, disputada entre Reggio Emilia y Tortona sobre 167 kilómetros, en una rápida llegada al sprint en la que apareció remontando desde atrás sin dar opción alguna a Sam Bennett (Bora) o Jasper Stuyven (Trek), mientras que no hubo cambios en una general que sigue liderando Tom Dumoulin (Sunweb).

Gaviria, en una llegada rápida pero precedida de una curva cerrada de izquierdas y un estrechamiento peligroso, no tuvo esta vez el tren de cabeza a su disposición pero demostró su fuerza y superioridad sin parangón remontando a todos sus rivales y pasando como un rayo por la derecha ante la incredulidad de Bennett y Stuyven, segundo y tercero respectivamente.

POTENCIA Y ASTUCIA

Esta vez, el sudamericano tiró de potencia y astucia y también de cierta suerte para lograr el que es su cuarto triunfo de etapa en este centenario del Giro de Italia, que es el de su debut. El colombiano se hubiera quedado cerrado de no ser porque su compañero Ariel Richeze le vio y le hizo hueco, en una acción en la que tanto el argentino como Caleb Ewan (ORICA-Scott) pudieron haberse caído.

Con los brazos en jarra haciendo señal de fuerza para celebrar su cuarta etapa, Gaviria se confirma como uno de los mejores sprinters del momento y del futuro, pues solo tiene 22 años. El colombiano además no tuvo las llegadas plácidas fabricadas por su equipo, sino que tuvo que apelar a varios factores para abrirse hueco y no ceder hasta verse ganador.

Este sábado, en la decimocuarta etapa con salida en Castellania y llegada a Oropa (Biella) tras 131 kilómetros, no lo tendrá tan fácil Dumoulin para salvar la maglia rosa ante los presumibles ataques del resto de rivales. Un todos contra uno que podría tener cabida, tras una etapa mayormente plana, en la subida final al Santuario di Oropa, un puerto de 1ª categoría de casi 12 kilómetros con una pendiente media de más del 7% y unas rampas del 13% donde podría haber movimiento.