Gameiro y Griezmann, el reencuentro goleador de una pareja solidaria

La solidaridad entre delanteros es otra de las claves para entender esta sociedad

deportes

| 22.02.2017 - 16:55 h

Los delanteros franceses del Atlético de Madrid Kevin Gameiro y Antoine Griezmann, autores de un gol cada uno en la victoria del conjunto rojiblanco por 2-4 ante el Bayer Leverkusen en la ida de octavos de final de la Liga de Campeones, viven un reencuentro con el gol para una dupla siempre solidaria.

Kevin, recuperada la titularidad después de tres goles en apenas cinco minutos ante el Sporting de Gijón, protagonizó en el BayArena de Leverkusen un tanto -un penalti anotado que rompía el mal fario rojiblanco desde los once metros- y ofreció una asistencia a su compañero Antoine, después de una galopada, aguantando a Dragovic y Toprak y cediendo para que el 7 rojiblanco anotara solo.

VELOCIDAD Y GENEROSIDAD

Una jugada que representa bien el estilo de juego de la dupla gala del Atlético. La velocidad de Gameiro, su capacidad de aguantar el balón, sus recursos para retener la posesión y su generosidad para ver al compañero; y el oportunismo de Griezmann, pulido durante las últimas tres temporadas por el técnico argentino Diego Simeone.

La solidaridad entre delanteros es otra de las claves para entender esta sociedad. Gameiro lleva 13 goles esta temporada y siete asistencias, todas ellas para Griezmann: tres para anotar el primer gol de un partido (ante el Sporting, el Deportivo y el Valencia) y una de ellas para finalizar una remontada (ante el Celta de Vigo hace dos jornadas).

La ecuación gala del ataque rojiblanco también funciona a la inversa. Griezmann lleva 17 tantos en todas las competiciones y 10 asistencias, de las cuales seis han sido para Gameiro, las dos últimas en el triplete que Kevin endosó al Sporting (concretamente, en el 1-2 y el 1-4) y también la que forzó el 1-1 que mantuvo al Atlético con opciones hasta el último instante de la semifinal de Copa del Rey contra el Barcelona en el Camp Nou.

PASO DE GIGANTE

Ambos delanteros saben que su conexión funciona y lo demuestran hasta en momentos instintivos, como cuando Gameiro fue sustituido en Leverkusen y a Griezmann se le escapaba su disconformidad con el campo -"no, no, es el mejor", dijo cuando se dio cuenta, según unas imágenes capturadas por la cámara Atresmedia-.

"El míster sabe mejor que nosotros. Le estaba viendo bien y nos hacía muy bien arriba, nos ayudaba mucho con sus diagonales. Al final, el míster tuvo razón porque hizo los cambios y marcamos un gol", reconoció después del propio Antoine. Su compañero Gameiro admitió después que se había marchado "un poco enfadado", pero no tardó en recordar que "lo principal es la victoria del equipo". "El míster decide y ya está", añadió tras el encuentro.

El paso de gigante hacia los cuartos de final logrado en Leverkusen por el Atlético supuso, entre otras cosas, la reafirmación de que la conexión Gameiro-Griezmann está de vuelta.

FIN DE LA SEQUÍA

La necesita el Atlético, que sabe lo que pueden ofrecerle los dos delanteros galos, ya que lo vivió durante el inicio de la temporada en la cual llegó a ser líder de LaLiga con un inicio espectacular de ambos: a finales de noviembre, Gameiro llevaba 7 goles y Griezmann 9.

La sequía de Antoine -máximo goleador histórico del Atlético en Copa de Europa, un hito conquistado ante el Bayer- ya se había convertido en agua pasada en enero, con goles en la Copa del Rey y LaLiga; pero la de Gameiro duró algo más, con solo dos goles en los últimos quince encuentros hasta su exhibición de efectividad en El Molinón.

Para colmo, Gameiro rompió en Leverkusen el mal fario que perseguía al Atlético en los lanzamientos de pena máxima (hasta ayer, ocho fallos de sus últimos once lanzamientos) y a él mismo tras el fallo ante el Barcelona en la Copa. Ante el Bayer, Kevin lo provocó y Kevin lo anotó, rompiendo la ansiedad desde los once metros.

Con su dúo galo más afinado que nunca, el Atlético recibirá el próximo domingo a un Barcelona tocado tras su derrota europea en París con el objetivo de intentar recuperar terreno en LaLiga.