Florentino anuncia "tolerancia cero con los violentos"

Fernández Díaz: "Los clubes deben expulsar a los "adicales y extremistas"

Antiviolencia investigará a los 17 aficionados expulsados por el Real Madrid

Cristiano y otros nueve jugadores pasaron controles antidopaje

Pepe, Florentino y Marcelo

deportes

| 11.12.2014 - 16:38 h
REDACCIÓN

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, abogó por que haya tolerancia cero contra el racismo y la violencia y calificó 2014 de espectacular para el club blanco, durante su habitual encuentro con los medios de comunicación con motivo de la próxima Navidad.

"Entre todos tenemos que hacer el máximo esfuerzo e ir juntos contra la violencia, el racismo y la xenofobia", dijo Pérez, que destacó que desde el Real Madrid tienen una apuesta decidida por la intolerancia contra los violentos.

"Este año no lo vamos a olvidar, porque ha sido el del adiós de Alfredo di Stéfano , el mejor jugador de todos los tiempos", indicó el mandatario blanco, quien recordó que el ultimo partido que vio el ex jugador y entrenador fue la consecución de la décima Copa de Europa.

La Copa del Rey, la Supercopa de Europa, el Balón de Oro a Cristiano Ronaldo, a quien calificó de "jugador irrepetible", así como los logros del equipo de baloncesto, Copa y Supercopa, y el liderato actual de ambos, reflejan el gran momento del club, a su juicio.

Durante el acto, al que también acudió el presidente del CSD, Miguel Cardenal, Florentino Pérez resaltó que nunca caen "en la autocomplacencia" y ya tienen nuevos retos, como el Mundial de clubes de Marruecos y ganar en 2015 la undécima liga de campeones en fútbol y la novena en baloncesto, cuya fase final se jugará en Madrid y que se ha convertido en una "obsesión", tras jugar las dos ultimas finales.

EL MINISTRO DEL INTERIOR PIDE A LOS CLUBES QUE EXPULSEN A LOS "RADICALES Y EXTREMISTAS"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha pedido a los clubes de fútbol que expulsen a los "radicales y extremistas" que se "cubren" de aficionados "para realizar actos execrables" como el apuñalamiento anoche de dos seguidores del París Saint-Germain.

En declaraciones en los pasillos del Congreso sobre la ley de Seguridad Ciudadana, que vuelve hoy a la Cámara baja, Fernández Díaz ha asegurado que los únicos que tienen que tener "algún temor a la ley son los violentos, como los que ayer apuñalaron en Barcelona a dos aficionados del París Saint-Germain".

Los Mossos d'Esquadra investigan los apuñalamientos a dos seguidores del París Sant-Germain en las inmediaciones del Camp Nou de Barcelona tras el partido de la Champions que disputó anoche el equipo francés contra el FC Barcelona.

El ministro ha enmarcado este suceso en el ámbito de la incitación a la violencia, el racismo y la xenofobia que regula la ley contra la violencia en el deporte, y ha abogado por que "todos" seamos "especialmente exigentes -ha dicho-" a la hora de expulsar a los violentos del ámbito deportivo.

"Violencia y deporte son incompatibles", ha dicho Fernández Díaz, quien ha considerado que los primeros que deben ser ejemplares en el cumplimiento de la ley son los clubes de fútbol, que deben expulsar de sus ámbito a los "radicales y extremistas", como ya ha hecho el Barcelona o el Real Madrid.

"Los pacíficos, los ciudadanos que quieren ejercer sus derechos y libertades pacíficamente, que estén tranquilos, no tienen que temer nada de esta ley sino todo lo contrario", ha añadido, tras destacar que "España es el séptimo país más seguro, según estadísticas oficiales de Naciones Unidas y de Eurostat, a nivel de la Unión Europea".

CRISTIANO Y OTROS NUEVE JUGADORES PASAN EL CONTROL ANTIDOPING

El Real Madrid recibió la visita de los vampiros de la UEFA y diez jugadores de la plantilla blanca se tuvieron que someter a controles antidopaje, entre ellos Cristiano Ronaldo. Los futbolistas se realizaron test de sangre y orina.

Esta temporada, los de Carlo Ancelotti también pasaron estos controles de la UEFA un día antes de la final de la Supercopa de Europa contra el Sevilla en Cardiff. Fue en un entrenamiento por sorpresa.