Ferrer y Verdasco se despiden de Wimbledon

El tenista alicantino cae ante Del Potro en tres sets

Andy Murray remontó a Verdasco 4-6, 3-6, 6-1, 6-4 y 7-5

Ferrer: "Del Potro tiene todo para ganar otro Grand Slam"

Verdasco: "Se me ha escapado el partido por poco"

deportes

| 03.07.2013 - 15:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Fernando Verdasco, 54 del mundo, mantuvo contra las cuerdas al británico Andy Murray, héroe local en Wimbledon y segundo favorito, que al final acabó remontando dos sets en contra para firmar su pase a las semifinales, al derrotar al español por 4-6, 3-6, 6-1, 6-4 y 7-5, en tres horas y 27 minutos.

La tarea parecía imposible de entrada, pero comenzó a hacerse tangible cuando el español rompió el servicio del escocés a finales de un primer parcial que se había mantenido equilibrado hasta entonces.

Murray, que ha sufrido problemas de espalda en los últimos tiempos y se saltó Roland Garros para recuperarse de cara a Wimbledon, mantuvo la calma y amagó con romper el servicio del español al iniciar el segundo parcial.

Verdasco, firme con su zurda, mantenía sin embargo la presión sobre el escocés, jaleado por las gradas de la pista central, donde el pasado verano ya probó el éxito al colgarse al cuello la medalla de oro olímpica.

El español, con la fortuna de cara en la primera mitad del duelo, dio un hachazo al partido al término del segundo parcial, cuando una bola siguió una trayectoria extraña al rozar la red y dejó a Murray 3-5 por debajo en un set que ya era irrecuperable para él.

En el tercer parcial, Verdasco se deshinchó, acusó su falta de acierto al servicio y dejó pasar la oportunidad de rematar a su rival, que acabó anotándose el set con un contundente 6-1.

Verdasco le esperaba con fuerzas renovadas en un cuarto set, el más largo del partido (49 minutos), que el escocés acabó decantando de su lado gracias a su inspiración al servicio.

Con menos luz, ya bien entrada la tarde al suroeste de Londres, Verdasco desaprovechó sus opciones de ponerse por delante en el set definitivo (estuvo cerca de ponerse 5-3 por delante), y acabó sucumbiendo ante un Murray que superó esta vez el miedo escénico que le provoca la central de Wimbledon.

DAVID FERRER SUCUMBE ANTE DEL POTRO

David Ferrer, cuarto cabeza de serie en Wimbledon, ha caído derrotado en cuartos de final ante el potente juego que desplegó el argentino Juan Martín del Potro durante dos horas y 16 minutos en la pista central del All England Club (6-2, 6-4 y 7-6(5)).

El alicantino había ganado hasta ahora seis de los ocho enfrentamientos ante Del Potro, que le arrebató el segundo set en su encuentro en la Copa de Maestros en 2012 pero que no le había arrancado un partido desde los octavos de Miami, en 2009.

El año pasado, Ferrer cerró el paso a Del Potro hacia los cuartos de final de Wimbledon en tres sets (6-3, 6-2 y 6-3). Ahora, ambos luchaban por alcanzar su primera semifinal en el All England Club, y la batalla mantenía un equilibrio distinto al de hace doce meses.

El argentino golpeaba con rabia ante un Ferrer que cometía más errores de lo habitual y que, si bien apretaba los dientes y luchaba por cada bola que le llegaba ajustada a la línea, no podía evitar acumular juegos en blanco al resto.

Tras perder el primer set por un contundente 6-2 en apenas 45 minutos, Ferrer comenzó a mostrar un juego más sólido, reforzó sus defensas, y llegó al final del segundo parcial con un 4-4 que le daba esperanzas de compensar el duelo.

Un encuentro largo beneficiaba al jugador que menos molestias físicas estuviera sufriendo, y Del Potro quería acabar cuanto antes.

En el momento psicológicamente más duro para su rival, el argentino se impuso por tercera vez al resto y dejó el segundo set visto para sentencia.

Ferrer ya sabía lo que es caer en unos cuartos de final de Wimbledon, después de perder el año pasado ante el británico Andy Murray un encuentro extenuante con tres desempates, pero este año llegaba a Londres convencido de que podía romper su propio techo en el torneo.

A sus 31 años, el alicantino ha superado este año algunos de sus antiguos límites: llegaba de disputar en París su primera final de Grand Slam, ante su compatriota Rafa Nadal, y será el número tres del mundo cuando la ATP actualice su ránking la próxima semana.

Con todo, Ferrer llegaba castigado a la quinta fase de Wimbledon y no pudo hacer frente a un Del Potro que ya sabe lo que es alcanzar el éxito en la central del All England Club, donde el verano pasado se colgó al cuello la medalla de bronce olímpica, y donde el viernes tratará de alcanzar su segunda final de Grand Slam, la primera desde aquel Abierto de Estados Unidos que ganó en 2009.