Ferrer se estrena en París arrollando a Dolgopolov

Carreño y Granollers se despiden en primera ronda

Nadal se planteó no ir a Londres por no "disfrutar" ni sentirse "competitivo"

David Ferrer

deportes

| 03.11.2015 - 12:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

David Ferrer, octavo favorito, avanzó sin problemas a los octavos de final del Masters 1000 de París, con una victoria ante el ucraniano Alexandr Dolgopolov, por 6-2 y 6-2. En tan solo 60 minutos, Ferrer liquidó su primer escollo este año en Bercy, un torneo que ganó en 2012 y del que fue finalista en 2013.

El jugador español, reciente ganador en Viena, se enfrentará ahora contra el ganador del encuentro entre el búlgaro Grigor Dimitrov y el croata Marin Cilic.

CARREÑO Y GRANOLLERS SE DESPIDEN EN PRIMERA RONDA

Pablo Carreño y Marcel Granollers se han despedido en primera ronda del torneo de París-Berçy, último Masters 1.000 del año, después de caer ante el búlgaro Grigor Dimitrov (6-4, 6-1) y el británico Aljaz Bedene (7-5, 7-6(4)), respectivamente.

Carreño, número 69 del ranking ATP, comenzó asentado el duelo, pero una rotura en el quinto juego del primer set le condenó; Dimitrov, 29 del mundo, no desperdició la ocasión y defendió sus saques para adjudicarse el parcial en 38 minutos.

El asturiano se mostró más dubitativo en la segunda manga, en la que mantuvo su primer servicio pero cedió los tres siguientes. Así, en media hora más, el búlgaro liquidó el encuentro para avanzar a segunda ronda.

Carreño y Granollers se despiden de París en primera ronda

CAE GRANOLLERS

Por su parte, Granollers, número 88 del ranking ATP, sucumbió en su estreno en la pista dura francesa ante el británico Aljaz Bedene, que tuvo que emplearse a fondo en los dos sets que precisó para eliminar al catalán (7-5, 7-6(4)).

Ambos tenistas disputaron un primer set muy parejo, en el que Granollers cedió su saque sólo en el duodécimo juego, que definió el parcial para su rival. En la segunda manga, la igualdad tuvo que deshacerse en el 'tie-break', en el que volvió a salir victorioso el inglés, que en una hora y 53 cerró el duelo.