España vuelve a la Davis con sus líderes

Nadal y Ferrer, argumento más que suficiente para batir a una teóricamente débil Dinamarca

Conchita Martínez: “Con el compromiso de todos, España puede subir“

David Ferrer: “Tenemos que empezar de cero para volver al Grupo Mundial"

Francia destituye a Arnaud Clément como capitán del equipo de Copa Davis

Equipo español de la Copa Davis

deportes

| 18.09.2015 - 11:56 h
REDACCIÓN

España espera que la vuelta de sus dos grandes referentes tenísticos de la última década, Rafa Nadal y David Ferrer, sea argumento más que suficiente para batir a una teóricamente débil Dinamarca y lograr de forma definitiva la permanencia en el Grupo I de la zona Europa-África de la Copa Davis.

El tenis español, uno de los grandes dominadores de la competición en el siglo XXI, quiere cerrar del mejor modo posible un año horrible que comenzó con el descenso del Grupo Mundial hace un año en Brasil y que inició el caos hasta esta fecha, sin apenas noticias positivas.

SE CALMAN LAS AGUAS

La selección española estuvo más en el centro de la noticia por el lío con la capitanía, en poder de Gala León tras la marcha de Carlos Moyà, lo que desencadenó una polémica con los jugadores y la RFET. La madrileña se acabó marchando, pero la llegada de Conchita Martínez tampoco ayudó a resolver la situación.

En julio, pese a contar con un equipo de nivel, con Tommy Robredo y Pablo Andújar como referentes y un doble experto (Marc López-David Marrero), la 'Armada' no pudo ganarse el derecho a pelear por su vuelta al Grupo Mundial tras caer ante una Rusia que remontó un 2-0 con jugadores más allá del 'top 100' del ránking de la ATP.

Ahora, con Nadal y Ferrer, los dos 'top ten' españoles y grandes líderes de los últimos éxitos, las esperanzas de acabar con esta mala racha aumentan, aunque el potencial de Dinamarca no debería asustar, pese a que la experiencia en Vladivostok hace que no existan confianzas.

NADAL, DOS AÑOS DESPUÉS

El tenista balear vuelve a jugar la Davis dos años después de acudir a echar una mano para salvar la permanencia en el Grupo Mundial ante Ucrania y ganar su punto individual y el del dobles junto a Marc López. Su récord en esta competición es brutal y está invicto desde que perdiese, en 2004, en su debut con 17 años ante Jiri Novak.

El exnúmero uno del mundo intentará aprovechar también esta eliminatoria para lograr refuerzo anímico y seguir mejorando su tenis en una campaña demasiado irregular. Para empezar, tendrá enfrente a un joven de 21 años y 822 del mundo, Mikael Topegaard, que intentará disfrutar de poder medirse al manacorí.

Después le tocará el turno a David Ferrer, que no pudo estar en Rusia por sus problemas físicos en el hombro que le han trastocado la gira veraniega. El de Jávea lleva tres años sin disputar un partido en la Davis, desde que estuviese en la final de Praga ante la República Checa, pero tampoco debería tener excesivo trabajo ante el número uno danés, Frederik Nielsen, 149 en el ránking de la ATP y mejor doblista.

Salvo sorpresa mayúscula, lo más probable es que España logre irse 2-0 para afrontar el sábado con más tranquilidad el partido del dobles donde están inscritos Roberto Bautista y Fernando Verdasco, aunque lo más probable sea que Nadal forme dúo con el madrileño para sentenciar el pase ante Nielsen y Thomas Kromann.