España-Catar, los 'hispanos' se enfrentan a su pasado

Cañellas confía en que duelo con Catar afiance la mejoría del juego español

Valero Rivera: "Seguramente será el partido más difícil de mi vida"

La afición adoptiva de Catar, con el "corazón partido" en partido ante España

23-34. Chile pierde con Bielorrusia y se condena a la última plaza del grupo

Joan Canellas, selección española de balonmano

deportes

| 21.01.2015 - 10:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La selección española de balonmano, con la clasificación ya asegurada para los octavos de final, se jugará este miércoles (17:00) la primera plaza del grupo con Catar, en un encuentro en el que el conjunto español se encontrará en el banquillo rival a Valero Rivera, el técnico que le condujo al título mundial hace dos años.

Una circunstancia que dota de un carácter especial a un choqueq ue enfrentará por primera vez sobre una pista al extremo español Valero Rivera Folch con su padre, Valero Rivera. "Seguramente será el partido más difícil de mi vida, porque nunca he jugado contra mi hijo.

Pero es que además en la selección española hay jugadores a los que quiero mucho, porque han dado mucho al equipo cuando yo era el entrenador", señaló el seleccionador de Catar.

ALICIENTES AÑADIDOS

Un aliciente añadido para un partido en el que España deberá ratificar las buenas sensaciones que dejó en la segunda parte del encuentro ante Chile, tras la numerosas dudas mostradas en los dos encuentros iniciales con Bielorrusia y Brasil.

"Volver a sentirse fuertes atrás, poder correr, que creo son dos nuestras principales armas, siempre viene bien. Pero también somos conscientes de que fue Chile y que seguramente el partido de ante Catar será mucho más difícil", advirtió el central español Joan Cañellas.

No parece probable que los de Manolo Cadenas encuentren ante los anfitriones las mismas facilidades de las que gozaron el pasado lunes ante Chile, un equipo que se desplomó por completo ante España en la segunda mitad.

La presencia de Valero Rivera, al que acompañan en el banquillo los también españoles Manolo Montoya y Ricard Franch, así como el doctor Josep Antoni Gutiérrez, todos ellos integrantes del cuerpo técnico de la selección española en el pasado Mundial, ha dotado a Catar de una notable solidez y competitividad.

IMBATIDOS

La prueba son las tres victorias sumadas por el equipo asiático en el campeonato, en especial la lograda (29-31) sobre Eslovenia, semifinalista en el pasado Mundial de Suecia, en un duelo en el que los de Valero Rivera mostraron ya la fortaleza ofensiva que volverá a ser su principal arma ante los hispanos.

"España tiene mucha facilidad para hacer gol y veremos si somos capaces de frenarles, porque nunca podremos llegar a los goles que ellos hagan", señaló Valero Rivera. Rivera no podrá contar con el pivote de origen español Borja Fernández, que se quedó fuera de la lista de dieciséis convocados acausa de las molestias que arrastra en un menisco desde el partido inaugural.

No obstante, la pieza sobre la que se sustenta todo el sistema defensivo del equipo de Catar es la portería, donde los anfitriones cuentan con una de las parejas más sólidas del campeonato, la formada por el guardameta de origen montenegrino Goran Stojanovic y el barcelonista Danjel Saric, de origen bosnio.

Dos excelentes porteros que obligarán a afinar como nunca la puntería a los jugadores españoles, una exigencia que también setrasladará a los guardametas José Manuel Sierra y Gonzalo Pérez de Vargas, que tendrán enfrente a un cañonero de la talla del lateral de origen cubano Rafael Capote.

El exjugador del Ciudad Encantada de Cuenca, que ya firmó doceg oles ante Eslovenia, será, junto con el también lateral Zarko Markovic, la principal amenaza ofensiva de un equipo en el que también destaca el joven central Kamalaldin Mallash, que parece ya perfectamente recuperado del golpe que le llevó a pasar una noche en el hospital tras perder el conocimiento en el partido inicial.