El trono que dejaron Di Stefano, Pelé o Maradona

En los días que todo el mundo habla de Messi y CR7 realizamos un repaso a los mejores delanteros de la historia

deportes

| 09.10.2012 - 16:24 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Son los encargados de que los sueños se hagan realidad. Algunos fueron tan superlativos que fueron mucho más que delanteros. Comenzando por Di Stefano, el hombre que transformó la historia del Real Madrid y dominó el fútbol durante dos décadas. En sus últimos años en activo coincidió con su gran amigo, Eusebio, la Pantera Negra, un descomunal goleador orgullo del fútbol portugués.

De Brasil, con el Santos, surgió la figura de Pelé, O Rei, tricampeón del mundo con la canarinha y como don Alfredo un futbolista con mayúsculas, que firmó casi mil trescientos goles en toda su carrera.

La decada de los setenta fue cosa de Johan Cruyff, un segunda punta formidable. Elegante como pocos, poseedor de un demoledor cambio de ritmo, altivo, genial, ganó tres Copas de Europa y tres balones de oro.

La de los ochenta encumbró a Maradona. Un superclase. Campeón del mundo en Mexico con un gol inolvidable, poseedor de una zurda prodigiosa, que le hizo convertirse en un ídolo mundial. Coetaneo del Pelusa, fue Hugo Sánchez, uno de los mejores nueves de la historia. Competidor nato, con una variedad casi inagotable de remates al primer toque, ganó cinco pichichis en España.

Otros nueves de campanillas fueron el holandés Marco Van Basten, tricampeón de Europa con el Milan, Romario, bajito, pero imparable, que llegó a anotar casi ochocientos goles en competición oficial, Ronaldo Nazario, antes de sus lesiones una fuerza de la naturaleza, en carrera era como una manada al galope. Han sido algunos de los más grandes, aunque ha habido otros; ahora reinan imparables los dos que llegaron desde otro planeta.