El Perfumerías Avenida conquista su tercera Liga ante el Rivas

67-66. Insólito desenlace

deportes

| 27.04.2013 - Actualizado: 11:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Perfumerías Avenida se ha proclamado campeón de la Liga Femenina de baloncesto por tercera vez en su historia tras vencer (67-66) al Rivas Ecópolis en el segundo partido de la final.

Un duelo y un título que se decidió con el tiempo ya cumplido y dos tiros libres convertidos por la local Lecoe Willingham, que echaron por tierra de una manera insólita los esfuerzos de un Rivas que dominó todo el encuentro.

En ocasiones hay derrotas en el último segundo, pero con el tiempo cumplido, el Perfumerías le dio la vuelta al marcador que hasta ese momento era desfavorable para sus intereses.

El Rivas, que terminó la fase regular como líder y dominó el segundo partido en tierras salmantinas con el objetivo de forzar un tercer set, acusó la presión y la falta de experiencia en estas lides dejando escapar una victoria arrebatada desde la línea de tiros libres.

GRAN PRIMERA MITAD DEL RIVAS

Después de perder en casa el primer partido, el Rivas llegó a Salamanca con la clara intención de alargar la final por el título. Con una gran primera mitad, liderada por Anna Cruz y Aneika Henry, las madrileñas parecían caminar con paso firme hacia ese tercer partido, manejando rentas de incluso más de diez puntos.

Sin embargo, la experiencia de quien jugaba su octava final consecutiva pesó en las primerizas del Rivas.

Las chicas de Víctor Lapeña, con el apoyo de su público, comenzaron a recortar distancias de la mano de Monique Currie hasta llegar a un último cuarto en el que barrió al equipo madrileño.

Aún así, el Rivas aguantó la presión y siguió por delante en el partido hasta el último instante. Después de un intercambio de triples, el equipo visitante perdió la posesión a falta de segundos y la contra de las locales no acabó en canasta pero sí en personal de Nicholls sobre Willingham sobre la bocina.

A la estadounidense no le tembló la muñeca y remontó el 65-66 para dejar el título en Salamanca.