El Madrid se la juega en Estambul sin Llull, Thompkins y Randolph

Laso avida del peligro del Darussafaka: "Sabemos lo difícil que es ganar en Estambul"

Taylor: “Tendremos que ser duros en defensa porque ellos tienen un equipo plagado de buenos jugadores”

Jayce Carroll ante el Joventut

deportes

| 15.12.2016 - 10:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Real Madrid viaja a Estambul para medirse al Darussafaka, en un choque inédito en Euroliga, con las bajas de Sergio Llull, Trey Thompkins y la inesperada de Anthony Randolph, aunque el técnico del equipo, Pablo Laso, afirmó que "con once jugadores es suficiente".

Hace un mes el Darussafaka venció al CSKA Moscú en Estambul (91-83) y estaba igualado con el Real Madrid en la clasificación con un balance de victorias de 5-2, pero desde entonces ha perdido en las cuatro citas continentales que ha tenido. "En Euroliga pierdes dos o tres partidos y parece que todo está mal, pero tengo al Darussafaka por un equipo peligroso", apuntó Laso

GRAN JUEGO INTERIOR

El equipo turco ha hecho gala de su potente economía y ha fichado mucho y bien para intentar estar muy arriba en la competición, empezando por el técnico estadounidense-israelí David Blatt, al que sacó de la NBA para devolverle a Europa. Después cuenta con jugadores de primer nivel como Scottie Wilbekin, Semih Erden, Brad Wanamaker, Will Clyburn, Adrien Moerman, James Anderson y Dairis Bertans, entre otros.

Es decir, gran juego interior y tiro exterior para aburrir a cualquiera, aunque todavía sufra problemas de juventud, en el sentido de equipo poco cohesionado con demasiadas caras nuevas, y que quizás puedan explicar sus cuatro derrotas consecutivas como su victoria ante el CSKA hace un mes. Blatt es un entrenador contrastado y su último enfrentamiento con el Madrid fue en la final de la Euroliga de 2014 cuando consiguió el título para el Maccabi.

PRESIÓN DE LA GRADA

Ante la ausencia de Sergio Llull, que actúa de revulsivo echándose el equipo a la espalda en no pocos momentos difíciles, el Madrid debe procurar que los altibajos en su juego se produzcan lo menos posible, máxime teniendo en cuenta que se juega en Estambul y en el Volkswagen Arena, un recinto nuevo que se inauguró en 2014 con capacidad para 5.800 espectadores y en el que la presión es máxima.

La rotación de pívots con las ausencias de Thompkins y Randolph también queda un poco comprometida, sobre todo con el mexicano Gustavo Ayón como único 'cinco', pero Othello Hunter y Felipe Reyes están más que contrastados y el argentino Andrés Nocioni y Álex Suárez pueden echar una mano jugando en el poste bajo durante algún tiempo.

La defensa y el control del rebote vuelven a ser capitales y también la puntería desde el exterior del arco, aspecto que muchas veces actúa a modo de diapasón en el juego y efectividad del Real Madrid.

Una nueva victoria madridista permitiría seguir acumulando méritos para abrir hueco en la clasificación de cara a los playoffs de cuartos de final y para seguir siendo optimistas.