El Madrid repite los números del curso pasado y Zidane tres empates seguidos

El Barça se deja ocho puntos en siete jornadas, sus peores números desde 2005

deportes

| 03.10.2016 - 13:49 h
REDACCIÓN

El Real Madrid ha repetido los números del inicio de la temporada pasada, con cuatro victorias y tres igualadas, cifra de empates seguidos que ya vivió Zinedine Zidane justo antes de pasar del Castilla al primer equipo.

La racha de tablas -cuatro, una en Dortmund en la Liga de Campeones y tres en Liga ante Villarreal, Las Palmas y Eibar- han frenado el comienzo de la campaña que le hizo liderar en solitario LaLiga Santander tras acumular cuatro triunfos en las jornadas iniciales.

COMO BENÍTEZ

La temporada pasada, con Rafa Benítez al mando, el Real Madrid también empezó con ese mismo número de triunfos (cuatro) y empates (tres) para sumar quince puntos después de siete encuentros. Entonces el Villarreal lideraba la tabla con 16, uno más que el equipo madridista, el Celta y el Barcelona. Ahora es el Atlético el líder con 15 igualado con el Real Madrid.

El equipo blanco había conseguido marcar quince tantos y había encajado dos. Ahora acumula dieciséis goles a favor y siete en contra. El empate contra el Villarreal puso fin a la racha de dieciséis victorias seguidas que había conseguido el técnico francés al frente del primer equipo, e impidió que superase al Barcelona de Pep Guardiola.

Precisamente Zidane llegó al banquillo Real Madrid en enero justo después de haber enlazado tres empates al frente del Castilla en el grupo 2 de Segunda división B. Leioa (1-1), Talavera (1-1) y La Roda (2-2) fueron los últimos encuentros del entrenador galo antes de reemplazar a Rafa Benítez. En total llevaba ocho partidos sin conocer la derrota.

Con Luis Miguel Ramis como técnico, el Castilla enlazó posteriormente siete victorias seguidas y al final consiguió disputar la fase de ascenso, aunque a la postre no logró retornar a la categoría de plata del fútbol español.

Zidane, en todo caso, presenta unos números magníficos desde que debutó ante el Deportivo el 9 de enero con un 5-0 y acumula veintiún victorias, cinco empates y tan solo una derrota, la que sufrió en el Santiago Bernabéu ante el Atlético de Madrid (0-1) el 27 de febrero.

EL BARÇA, EN SUS PEORES NÚMEROS DESDE 2005

Después de siete jornadas, el Barcelona ya se ha dejado por el camino ocho puntos y los 13 que suma son su peor puntuación desde 2005, una campaña en la que terminó conquistando el campeonato. Son dos derrotas procedentes de la duda. La primera frente al Alavés, donde el equipo azulgrana no estuvo bien; la de ayer en un escenario en el que los de Luis Enrique sabían de las dificultades, después del 4-1 del curso pasado.

Las dudas se generan a partir de la alineación. Luis Enrique ha partido de la premisa de que tiene la mejor plantilla desde que llegó al Barça y actúa en consecuencia, pero la realidad es otra.

La lesión de Leo Messi no le ha ayudado para equilibrar el equipo, como tampoco el momento de forma de uno de los referentes (Sergio Busquets) ni los errores puntuales de Marc André Ter Stegen, que regaló el cuarto gol del Celta anoche en Balaídos y finiquitó las opciones de remontada de su equipo.

Es este Barça un equipo que tiene dobladas todas sus posiciones menos una -la de Busquets-, pero en el que rendimiento de titulares y jugadores no habituales no está equilibrado. Desde la lesión de Messi, los azulgrana han ganado cuatro partidos, empatado uno y perdido otro. Más allá de los resultados, la sensación es de discontinuidad y a diferencia del año pasado, ni Neymar ni Luis Suárez han estado tan lucidos ni han sido tan determinantes.