El dobles de Argentina deja la final abierta para la tercera jornada

La pareja formada por Feliciano y Verdasco cedió ante Nalbandián y Scwank por 4-6; 2-6 y 3-6. La eliminatoria queda 2-1

(Archivo)

deportes

| 03.12.2011 - 19:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El dobles argentino, formado por David Nalbandian y Eduardo Schwank, se ha impuesto hoy por 6-4, 6-2 y 6-3 a la pareja española compuesta por Feliciano López y Fernando Verdasco y ha dejado abierta la final de la Copa Davis, que se disputa en Sevilla, para la jornada de mañana.

Nalbandian y Schwank estuvieron siempre muy poderosos y sacaron de la pista al equipo español en una hora y 59 minutos, con lo que mañana el número uno español, Rafael Nadal, y el uno argentino, Juan Martín del Potro, se disputarán el cuarto punto, que podría ser definitivo al estar ahora la eliminatoria a favor de España por 2-1.

Los argentinos salieron a la pista con la obligación de ganar para forzar la tercera jornada con posibilidades de remontar una final que se les había puesto muy cuesta arriba en la inaugural con las derrotas de Juan Mónaco ante Rafa Nadal y Juan Martín del Potro frente a David Ferrer.

El set arrancó igualado al conservar sus servicios Feliciano, Schwank, Verdasco y Nabaldian, pero cuando y le tocó otra vez sacar al toledano llegó el primer contratiempo para España pues el juego lo perdió en blanco y Argentina mandó con un 2-3.

La pareja suramericana, con dos jugadores que en esta ocasión formaban por primera vez en su carrera en un dobles, pareció, por contra, muy compenetrada y como si llevara mucho tiempo juntos.

El saque siguió como su arma fundamental y no fallaron ninguno y con ello cerraron el set con un 6-4 en 33 minutos y después de que Feliciano y Verdasco también conservaran sus servicios.

El segundo set fue más decepcionante aún para la pareja española, que llegó a la final de la Copa Davis con once partidos jugados juntos de los que sólo se habían impuesto en dos, lo que se podría traducir en un fin de ciclo para los españoles.

El madrileño y el toledano ya perdieron con contundencia el dobles de semifinales de este torneo disputado el pasado septiembre en Córdoba ante Francia, lo que sumaba su quinta derrota, ahora ya seis, por siete triunfos en su historial juntos en la Copa Davis.

En esta segunda manga Verdasco y Feliciano perdieron sus dos primeros servicios, y Argentina, con Nabaldian mostrando su veteranía y Schwank, que enseñó el porqué fue este año fue finalista en Roland Garros con el colombiano Juan Sebastián Cabal, siguió firme hasta llevarse el set por 6-2 en 36 minutos.

El partido estaba muy encarrilado para el equipo suramericano y el tercer parcial no fue diferente y más cuando lo abrió Feliciano López con una rotura de servicio provocada por una doble falta.

El 6-3 para Argentina cerró el partido, y sobre ello ha señalado el capitán del equipo español, Albert Costa, a la conclusión del choque que lo habían preparado bien "pero no ha salido nada".

"Mañana tenemos dos oportunidades más para intentar ganar la Copa Davis. Esperemos que Rafa - Nadal- o David -Ferrer- nos den el punto", ha dicho Costa, mientras que Nalbandian ha reconocido que tenían mucha fe puesta en este doble, aunque también que le jornada de mañana será dura con Nadal "enfrente, por lo que Juan Martín -Del Potro- tendrá que dar todo su tenis".

CALOR EN LA GRADA

El enfrentamiento entre España y Argentina en busca de la Ensaladera sobrepasó el duelo de la pista a la grada, donde el colorido albiazul pujó con fuerza por hacerse notar y superar al poderoso aliento encarnado.

Algo más de 2000 argentinos apoyan al conjunto de Modesto "Tito" Vázquez en el estadio de La Cartuja, que ha repartido a los espectadores entra las zonas visibles, una vez habilitado el estadio en un recinto cubierto, tal y como exige la normativa de la Federación Internacional para las finales de la Copa Davis.

El esfuerzo albiazul es incesante. Como si de un estadio de fútbol se tratara, las gargantas argentinas procuran elevar el ánimo de sus raquetas, de nuevo boca abajo tras perder los dos partidos de individuales del viernes.

No causó fatiga en ellos las derrotas de la primera jornada. Se aferran al resto de la final, con cánticos elocuentes entre punto y punto. Con las voces altas, como un gol, en cuanto David Nalbandian y Eduardo Schwank rompían el servicio de los tenistas españoles.

La grada se agitó desde el principio. Sobre todo al comienzo, cuando el árbitro, el portugués Carlos Ramos, tuvo que advertir a los aficionados de ambos equipos, que extendieron su aliento más allá de lo permitido, invadiendo el tiempo del saque.

Cerca de 27.000 personas ocuparon las gradas del recinto de La Cartuja, olvidados los contratiempos del día inicial, cuando el agua sorprendió y su fuerza sobrepasó la cubierta. Nada que ver con el sábado. De luz radiante y calor en el ambiente además de en la grada.

La protesta de unos pocos seguidores ubicados en el más allá del fondo norte se entremezcló entre el estímulo popular. Se hicieron notar, no obstante. Con pancartas de "El tenis y la Federación no es la afición" o "Federación escucha a la afición" pretendieron reivindicar su descontento. Fue efímera la protesta, en el transcurso del primer parcial.

Cuando Argentina se acomodaba en la pista para ganar su primer punto.

VERDASCO RECONOCE QUE HAN TENIDO "POCAS OPORTUNIDADES" PARA GANAR

Fernando Verdasco, que hoy ha perdido junto a Feliciano López el partido de dobles de la final de la Copa Davis ante los argentinos David Nalbandian y Eduardo Schwanz, ha reconocido que han tenido "pocas oportunidades de ganar".

"Ellos han hecho un juego más consistente, sólido y hemos tenido pocas oportunidades. Lo hemos intentado hasta el final, pero hay días en que las cosas no funcionan", ha relatado el madrileño en la conferencia de prensa posterior al partido.

Verdasco, que no quiso responder a una pregunta sobre si seguirá en el futuro esta pareja de dobles en la Copa Davis, sólo han señalado que hoy lo han "intentado hasta el final".

El madrileño sí solicitó en la sala de prensa un aplauso para su compañero Feliciano, al que consideró "como un hermano" y que con esta derrota "es un día duro" para él.

"Ha luchado y ha querido hacerlo lo mejor posible", ha insistido Fernando Verdasco sobre la actuación del toledano en el partido ante los argentinos, que perdieron por un claro 6-4, 6-2 y 6-3.