El Celta, sólo un precedente con victoria: el partido del aguacero de 1941

Al Real Madrid se le están atragantando los supuestos rivales "asequibles"

deportes

| 12.12.2012 - 16:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Celta de Vigo disputará su séptima eliminatoria de la Copa del Rey ante el Real Madrid. En las anteriores, nunca consiguió pasar de ronda, excepto en la edición de 1941, cuando dejó por el camino al conjunto madridista en un partido de vuelta marcado por un aguacero que convirtió el césped de Balaídos en una piscina.

Entonces, la Copa del Rey ni siquiera tenía esa denominación. Era la Copa del Generalísimo. Esa temporada, en la ida, el Celta logró arrancar un empate a dos goles en Chamartín.

Las crónicas de la época reflejaron que el Real Madrid no se tomó "en serio" el primer duelo y después pagó en la vuelta su indolencia en el primer encuentro. En Vigo le esperaba un partido complicado que al final fue histórico para el Celta.

Antes del pitido inicial, una fuerte tormenta dejó el terreno de juego encharcado, casi impracticable. Al final, el encuentro se disputó y el Real Madrid sucumbió por primera y única vez en una eliminatoria de Copa ante el Celta, por 3-2.

El cuadro merengue se adelantó con un gol de Marcial Arbiza, pero Venancio empató para el Celta, que se situó 3-1 en el segundo tiempo con dianas de Del Pino y Venolete. Arbiza, a diez minutos del final, maquilló el marcador para los madridistas.

Desde entonces, el Celta no ha logrado eliminar al Real Madrid en la Copa. En 1952 y en 1978, fue apeado por los blancos en octavos de final; en 1968, en semifinales; y en 1986 y en 1989, en cuartos.

Algo más de 71 años después, el Celta se prepara para intentar repetir la hazaña. De momento, a la hora del partido, las previsiones meteorológicas indican que lloverá sobre Vigo. Es posible que otro aguacero complique la vida al Real Madrid.