El Atlético recupera su esencia

Encadena siete encuentros sin derrota y cuatro triunfos seguidos

El Atleti ha retomado su crecimiento desde la defensa

deportes

| 11.05.2016 - Actualizado: 16:06 h
REDACCIÓN

El Atlético de Madrid reafirmó la reacción del último mes desde su esencia de los últimos tiempos, desde la recuperación de su fortaleza defensiva, los goles de estrategia, la pegada y el inicio potente de los partidos, para encadenar siete encuentros sin derrota y cuatro triunfos seguidos.

Una serie que le ha incluido de nuevo entre los tres mejores de la Liga, con cuatro puntos de ventaja sobre el Valencia, con un partido menos, el que jugará el jueves en San Mamés con el Athletic, y sobre el Sevilla, y que le ha clasificado para los cuartos de final de la Liga de Campeones, donde ya aguarda el Real Madrid.

CRECIMIENTO DESDE LA DEFENSA

El Atlético ha retomado su crecimiento desde la defensa, desde esa firmeza en la retaguardia que le ha guiado a las cotas más altas en los últimos tiempos. En sus siete duelos más recientes solo ha encajado un gol, el 1-1 del Valencia, y en los cinco últimos no solo mantiene su portería a cero, sino que apenas concede ocasiones.

El Espanyol le generó solamente una, el Bayer Leverkusen apenas conectó un disparo sobre la meta rojiblanca en 120 minutos, el Getafe tiró una vez entre los tres palos, el Córdoba sólo amenazó al Atlético con dos remates, uno al larguero, y la Real Sociedad apenas probó dos veces al esloveno Jan Oblak, muy seguro y solvente.

En 480 minutos, solo le han creado siete oportunidades. "Estar fuertes defensivamente es una estructura nuestra de estos años. El retornar a ser fuertes defensivamente habla muy bien de todo el grupo. En estas últimas jornadas, estamos equilibrando los goles que hacemos con el trabajo defensivo", dijo el argentino Diego Simeone.

A su fiabilidad defensiva, una respuesta contundente y básica contra las dudas generadas por el bache sufrido hace un mes, añade igualmente más cualidades de las que le hicieron campeón de Liga hace un año, como el reencuentro con los goles de estrategia, siempre con Koke Resurrección como efectivo lanzador y asistente.

LA VUELTA DE KOKE

Notó el Atlético los tres partidos de baja por lesión en la última quincena de febrero, ante el Celta, el Almería y el Bayer Leverkusen, del centrocampista, que, desde su vuelta, ha marcado un gol (en el 1-1 al Valencia) y ha originado, además, cuatro de los últimos siete tantos en partidos oficiales del conjunto rojiblanco.

Los dos últimos este martes frente a la Real Sociedad, en un saque de esquina y un disparo desde la frontal del área, como también ocurrió en dos lanzamientos a balón parado hace dos jornadas frente al Getafe. Antes, desde el encuentro de Liga contra el Málaga, el 22 de noviembre de 2014, no servía un gol de estrategia.

El Atlético, al mismo tiempo, ha recuperado su concreción ofensiva en los últimos encuentros. Le faltó frente a Kiko Casilla en el 0-0 con el Espanyol antes de iniciar su serie de cuatro victorias seguidas, en la que ha elevado su porcentaje de acierto sobre la portería rival y sobre todo su rapidez para marcar el 1-0.

A la primera o segunda ocasión de cada uno de los cuatro partidos recientes ha logrado el objetivo. Así ocurrió contra el Bayer Leverkusen, con el 1-0 antes de la media hora, y, con aún mucha más velocidad, en las tres últimas jornadas de Liga frente al Getafe, el Córdoba y la Real Sociedad, a los que ya ganaba antes del minuto 5.

También ha retomado el gol Griezmann, el segundo máximo goleador del Atlético en este curso, con 19 tantos, ya a sólo uno del croata Mario Mandzukic, con 20. No había marcado en sus cinco encuentros anteriores a la visita a Córdoba y ahora ha anotado en dos duelos de forma consecutiva, en la ciudad andaluza y este martes a la Real.

La intensidad, unos cuantos tramos de buen fútbol, como los primeros 20 minutos con los que desbordó y arrinconó al Getafe hace tres semanas o con los que manejó el segundo tiempo este martes ante la Real, completan la recuperación del Atlético desde su esencia, a la espera de desafíos más exigentes en los próximos dos meses.