El Atlético pierde en Vigo en un partido flojo

Un solitario gol de Bermejo certificó el 1-0 para los gallegos

Los de Simeone acudieron a Vigo con muchas bajas

Sólo Oliver y el 'Cebolla' dieron la cara en Balaídos

Celta de Vigo 1, Atlético de Madrid, 0

deportes

| 26.07.2012 - 09:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El RC Celta de Vigo se ha llevado este miércoles la 62º edición del Trofeo Ciudad de Vigo después de vencer (1-0) al Atlético de Madrid en un encuentro, disputado en el estadio de Balaídos, donde un tanto de Mario Bermejo en la segunda mitad fue suficiente para que los gallegos privasen al conjunto rojiblanco de su segunda victoria de la pretemporada.

El conjunto celeste, que está realizando una buena pretemporada en su vuelta a la máxima categoría, tomó los mandos del partido en el primer acto, pero las escasas llegadas a la meta de Courtois y la solidez en defensa de los hombres de Simeone evitaron que los anfitriones se marcharan al vestuario con la ventaja en el marcador.

Borja fabricó la mejor ocasión para el Atlético al filo del descanso. El delantero madrileño hizo un control de categoría pero su tímido disparo lo atrapó Varas con facilidad. Pero si algo se puede destacar de los primeros cuarenta y cinco minutos es, una vez más, la calidad del canterano Óliver Torres. Con algunos de los habituales sobre el césped, el reciente campeón de Europa sub-19 volvió a convertirse en la referencia del conjunto rojiblanco.

Para la segunda parte, 'El Cholo' sustituyó a Borja por Raúl García y éste gozó de las ocasiones más claras para los madrileños. El Atlético salió del túnel de vestuarios con las pilas cargadas y, tanto el navarro por partida doble, como Salvio, que falló a puerta vacía, pudieron establecer la ventaja.

No fue así y, en el 76, llegó el tanto del Celta. Los gallegos, que apenas habían llegado en la segunda mitad, lograron el gol cuando peor lo estaban pasando. Bellvís envió un centro para que Mario Bermejo superara a Miranda y cabeceara el primero de la noche. El tanto no despertó a los de Simeone y el Celta logró levantar en su estadio el primer trofeo de la temporada.