El Atlético de Simeone vuelve al pasado

Se ha recuperado la capacidad de sufrimiento, los goles de estrategia y la portería a cero

Plus500 renueva como patrocinador del Atleti para la temporada 2017-18

Atlético de Madrid

deportes

| 09.01.2017 - 10:44 h
REDACCIÓN

El Atlético de Madrid ha respondido con una vuelta al pasado y cuatro victorias seguidas a las dudas de noviembre y diciembre, decidido ya de nuevo a reencontrar cualidades originales y esenciales en la era Simeone para recuperar la regularidad que perdió en los últimos dos meses.

Si el técnico destacó del encuentro del pasado martes en Las Palmas el sentido de "equipo, como la palabra lo dice", y un conjunto "compacto", nada más terminar el choque en Ipurúa fue el francés Antoine Griezmann el que remarcó el estilo del Atlético, el más reconocible de pasadas temporadas y ahora en la actualidad.

GRIEZMANN: "HEMOS VUELTO A LO QUE ERA EL ATLETI"

"Ya hemos vuelto a lo que es el Atleti; defender bien atrás, que no nos metan gol, un equipo que once defienden y luego arriba intentar hacer daño con las pocas ocasiones que podamos tener", expresó el atacante a la finalización del choque frente al Eibar en Ipurúa; un 0-2 que revitaliza a los rojiblancos en la Liga.

Los resultados, concretamente dos derrotas seguidas contra la Real Sociedad y el Real Madrid en noviembre, aparcaron la evolución con el balón, de mucha más posesión y un perfil ofensivo del equipo, con el traslado de Koke Resurrección al medio como referencia, una fórmula que llegó a dirigir al Atlético hasta el liderato de la clasificación, e impulsaron un regreso al origen, efectivo ahora.

CUATRO VICTORIAS CONSECUTIVAS

Porque en esa transición de uno a otro estilo, con momentos de indefinición desconocidos hasta entonces en la era Simeone, hubo tantos triunfos (3) como tropiezos, dos derrotas y un empate, hasta reencontrarse a sí mismo ahora con cuatro victorias seguidas: 1-0 y 0-2 a Las Palmas, 4-1 al Guijuelo y el 0-2 de este sábado en Eibar.

Hay diferencias de entonces a ahora. Koke ya no juega por el medio, ahora de vuelta a la banda izquierda, ni tampoco el portugués Tiago Mendes, que entró entonces como recurso en esa zona para rearmar al equipo y que lleva fuera de la competición desde el pasado 12 de diciembre por unas molestias en la rodilla derecha.

SAÚL, INDISCUTIBLE

Ahí se ha consolidado Saúl Ñíguez, como compañero de Gabi Fernández, más allá de la puntual titularidad del sábado del uruguayo José María Giménez en esa demarcación. También ha entrado el croata Sime Vrsaljko en el lateral derecho, se ha adelantado a Juanfran Torres... Pero el cambio va más allá de nombres y puestos.

De nuevo hay una prioridad defensiva, con la construcción del equipo y de los triunfos desde atrás hacia adelante y con una implicación y un esfuerzo de cada uno de los futbolistas ya sea en la presión o en el repliegue; las transiciones hacia el ataque son mucho más rápidas; importan más los espacios que la posesión; el grupo ha elevado su rendimiento y, sobre todo, es más concreto y contundente en cada área, principalmente en la contraria.

Esto último definió su triunfo en Eibar, un paso más, aún no concluyente, en la reacción del conjunto rojiblanco, basada y buscada en aspectos que han configurado la esencia del Atlético desde que el argentino Diego Simeone debutó el 7 de enero de 2012, hace hoy cinco años y un día, con un 0-0 en La Rosaleda de Málaga.

También la capacidad de sufrimiento que demostró en tramos del partido en Eibar; los goles de estrategia, como el que reencontró en Ipurúa; la portería a cero o algunos lemas de épocas anteriores, como el partido a partido del que parte de nuevo en el 2017 con dos triunfos, pero a la espera aún de un relanzamiento definitivo.