El Athletic y Bielsa analizan la crisis abierta por las obras en Lezama

deportes

| 07.07.2012 - 16:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Athletic Club y su entrenador, el argentino Marcelo Bielsa, han analizado hoy la crisis abierta en el club bilbaíno debido las diferencias de criterio por la marcha de las obras de remodelación de las instalaciones de Lezama, donde se entrena el primer equipo rojiblancos y juegan los equipos de cantera de la entidad bilbaína.

Estas discrepancias, expresadas ayer por Bielsa en una conferencia de prensa, y hoy por el club en un comunicado, han originado una reunión entre ambas partes en el Palacio de Ibaigane, de la que no ha trascendido ninguna decisión.

La crisis se venía fraguando durante toda la semana tras el regreso de Bielsa de sus vacaciones en Argentina, ya que el técnico no estaba de acuerdo con la marcha de unas obras que esperaba finalizadas pare el inicio de la pretemporada, el 2 de julio.

En una comparecencia para salir al paso de informaciones que desmintió, Bielsa llegó a considerar "una estafa, un robo y un engaño" al club lo que estaba haciendo la empresa constructora, Construcciones Balzola, a la que acusó no sólo de estar tardando más de lo acordado en acabar las obras, sino también de estar "haciéndolo mal sabiendo que lo hace mal".

También confesó el rosarino haberse comportado como un "salvaje" con uno de los empleados de la constructora, al que hizo abandonar "por la fuerza" su vestuario, de lo que se "autoinculpó" en una "denuncia policial" realizada por él mismo.

Esas palabras, y otras vertidas por el rosarino en las que cuestionaba la actuación de la entidad, fueron respondidas hoy por el club en un comunicado en el que aseguraba "no compartir, en absoluto, la opinión personal y subjetiva" de Bielsa.

Además, la Junta Directiva del Athletic quiso "poner de manifiesto el correcto cumplimiento del contrato de obra realizado hasta la fecha" y pidió "disculpas públicamente por los perjuicios que las declaraciones de un empleado hayan podido causar a la empresa constructora y a sus trabajadores".

Esa desautorización del club al entrenador ha derivado en una reunión de la Junta Directiva presidida por Josu Urrutia con Bielsa en Ibaigane, de la cual no ha trascendido nada.

La imagen de la salida, uno tras otro, de Bielsa, Urrutia y el resto de los directivos, todos en silencio y sin querer atender a los medios de comunicación que les esperaban, es la última de un desencuentro que durante horas dio la sensación de ser el último capítulo de un relación renovada tras el final de la temporada anterior, la primera del técnico argentino en Bilbao y exitosa en lo deportivo.

han dejado hoy en suspenso la solución al fuerte desencuentro que han tenido en las últimas horas y que han desembocado en una reunión entre ambas partes en el Palacio de Ibaigane, de la que no ha trascendido nada.

La salida de Marcelo Bielsa, el presidente Josu Urrutia y el resto de directivos, uno tras otro, y todos en silencio, la sede social de la entidad han sido la imagen de un fuerte desencuentro que se ha larvado durante la semana y que explotó ayer a última hora de la tarde en una apresurada rueda de prensa del técnico.

En ellas, Bielsa calificó de "estafa, un robo y un engaño" al club lo que estaba haciendo la empresa encargada de las obras de remodelación de las instalaciones de Lezama, Construcciones Balzola ucya que no solo está tardando más de lo acordado en acabarlas sino que "lo está haciendo mal sabiendo que lo hace mal".

"no comparte, en absoluto, la opinión personal y subjetiva" expresada el jueves en rueda de prensa por su entrenador "Marcelo Bielsa respecto al desarrollo de las obras" que se están llevando a cabo en Lezama, el "grado de cumplimiento del contrato de obra y profesionalidad de las personas involucradas en el proyecto de construcción".

En un comunicado difundido a través de su página web, el Athletic "quiere poner de manifiesto el correcto cumplimiento del contrato de obra realizado hasta la fecha, por lo que pide disculpas públicamente por los perjuicios que las declaraciones de un empleado" de la entidad "hayan podido causar a la empresa constructora -Construcciones Balzola- y a sus trabajadores".

El club bilbaíno ha recordado que "la responsabilidad sobre el control y ejecución de las obras que estos días se realizan en Lezama corresponden en exclusiva al Athletic Club, organización que dispone de profesionales cualificados y con criterio técnico suficiente para valorar dichas tareas constructivas".

En ese sentido, el Athletic ha explicado que la "opinión" de esos profesionales cualificados "se manifiesta y se manifestará siempre a través de los interlocutores y por los medios de comunicación que los criterios elementales de organización y el sentido común recomiendan".

En la rueda de prensa ofrecida ayer, a última hora de la tarde y convocada con apenas unas horas de antelación, Bielsa consideró "una estafa, un robo y un engaño" lo que está haciendo la empresa constructora en unas obras que, para el técnico argentino no solo están tardando más de lo acordado en ser terminadas, sino que "lo está haciendo mal sabiendo que lo hace mal".

Bielsa también admitió haberse comportado "como un salvaje" ante el jefe de obra y desveló que ha presentado una "denuncia policial" en la que se "autoinculpa" de trato que dispensó al empleado de la constructora retirándole del vestuario "a la fuerza".

El rosarino entendía, además, que defensa de los "intereses" de la entidad que llevó el a cabo debería haberla hecho el propio Athletic. "Estoy haciendo esto y debería hacerlo el club", llegó a comentar.