El Alcorcón de Bordalás cierra otra campaña histórica

deportes

| 17.06.2013 - Actualizado: 16:38 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Alcorcón, que cayó eliminado en la primera ronda de la promoción de ascenso a Primera frente al Girona, cerró otra temporada histórica a las órdenes del técnico José Bordalás, que ilusionó a la afición alfarera con la máxima categoría e hizo olvidar a Juan Antonio Anquela.

Después del adiós el pasado verano de Anquela, artífice de los mayores éxitos del conjunto amarillo en toda su historia como el ascenso a Segunda o la disputa de la promoción a Primera, el Alcorcón inició un nuevo proyecto deportivo a cargo de José Bordalás, un técnico que tenía la difícil misión de hacer olvidar al jienense.

Bordalás ha cumplido, y con creces, al mando del Alcorcón, aunque en algunas fases el juego del equipo no estuvo a la altura de lo esperado y la promoción, que logró en la última jornada, pudo peligrar después de una racha final de cinco partidos consecutivos sin ganar.

El estilo aguerrido del técnico alicantino, que apuesta por la máxima intensidad durante los noventa minutos y gusta de practicar un fútbol muy físico, ha tenido detractores durante la campaña, sobre todo porque el equipo no ha sabido gestionar las numerosas ventajas que ha tenido durante la temporada y ha llegado físicamente muy mermado al último tramo.

Al final, y con los resultados como aval, el Alcorcón de Bordalás se puede decir que volvió a ilusionar a la afición y su trayectoria, basada en la regularidad, se premió con la disputa de la promoción y un quinto puesto en la clasificación general.

SIN SUERTE

Una pizca de suerte en algunos encuentros y las numerosas bajas con las que contó durante la fase crítica de la temporada, tanto por lesión como por sanción, quizá lastraron un poco el resultado final del equipo, muy por encima del objetivo inicial, que era la permanencia.

El notorio bajón físico con el que llegó el equipo al final de temporada hizo que frente al Girona, en la promoción, sus opciones de éxitos fueran escasas, aunque eso no puede borrar la excelente campaña realizada en líneas generales, con su presencia entre los seis primeros durante cuarenta jornadas, siendo el segundo equipo con menos presupuesto de toda la categoría.

Lo más negativo quizá haya sido el rendimiento que el equipo alfarero ha mostrado lejos de Santo Domingo, donde le ha costado mucho puntuar. Un pobre balance de 24 puntos sumados de 63 posibles así lo atestiguan.

La irrupción de jugadores como Oriol Riera, máximo goleador del equipo con 18 tantos, de Dani Nieto, revulsivo en numerosos encuentros por su velocidad y acierto en los metros finales, y de Fernando Morán, que aportó calidad y veteranía en la fase final, se complementaron con los galones de Sergio Mora, Nagore, Fernando Sales y Rubén Sanz, auténticos líderes del vestuario y referencias del pasado más reciente y exitoso del Alcorcón.

Ayer, en Montilivi, se acabaron las esperanzas del Alcorcón por subir a Primera y se puso el cierre a una temporada que, según su técnico José Bordalás, ha sido "un éxito tremendo".

Ahora, la directiva alfarera debe decidir si apuesta por la continuidad del entrenador alicantino, que acaba contrato el próximo día 30, o apuesta por un dar un giro a su propuesta con la llegada de otro técnico.