Djokovic: "Todavía estoy durmiendo, como en un sueño" / Nadal: "Hoy fue imposible, pero volveré el año que viene"

deportes

| 03.07.2011 - 18:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El campeón de este año en el torneo de Wimbledon, Novak Djokovic, confesó al recibir el trofeo que se sentía como en un sueño del que no sabía cuándo despertará, pues el Grand Slam de Londres siempre ha sido su "torneo favorito".

"Creo que todavía estoy durmiendo, me siento como en un sueño", dijo Djokovic a pie de pista nada más terminar su partido contra el español Rafael Nadal, al que privó de poder saborear una tercera corona en el All England Club.

"Es muy difícil describir esto con palabras. Es el día más especial de mi vida porque acabo de ganar el que siempre ha sido mi torneo favorito. Wimbledon es el primer torneo de tenis que vi por televisión cuando era niño", comentó el serbio.

Tras dos horas y media de final, Djokovic explicó que, "cuando juegas con el mejor jugador del mundo, que tiene dos Wimbledon y siempre está ganando, debes jugar a tu mejor nivel".

"Hoy tenía que jugar mi mejor tenis y, probablemente, es el mejor partido que he hecho nunca sobre hierba", afirmó.

No obstante, el campeón aprovechó para felicitar al finalista, Rafael Nadal, así como a toda su familia y equipo, que se encontraba en las gradas de la pista Central.

Nadal: "Hoy fue imposible, pero volveré el año que viene"

Todavía sobre la hierba de la pista central de Wimbledon tras perder la final del torneo frente al serbio Novak Djokovic, el español Rafael Nadal dijo que, aunque hoy fue "imposible" ganar, volverá "el año que viene" para intentar hacerse con su tercer título en Londres.

Tras levantar la placa que le reconoce como finalista de la 125 edición de Wimbledon, el mallorquín comenzó por felicitar a su rival por su victoria y por la "increíble temporada" que ha firmado en un año en el que sólo ha perdido un partido y ha ganado al español en cinco finales.

"Hoy fue imposible, jugué lo mejor que pude, como siempre, y volveré a intentarlo el próximo año", señaló Nadal.

"Wimbledon siempre ha sido el torneo más especial para mí, y estar aquí en la final de nuevo ha sido un sueño. Gané por primera vez en 2008 y recuerdo la fuerte emoción de aquel momento, así que me imagino cómo se debe estar sintiendo Novak en este momento", afirmó Nadal.

Las quejas del público obligaron a cambiar el micrófono con el que hablaba el mallorquín, con problemas de sonido, tras lo que el español agradeció su trabajo a la "organización del torneo" y a "todo el mundo que hace posible este campeonato", que le hacen sentir "siempre como si estuviera en casa", dijo el tenista.

"Gracias al público por hacerme sentir así cada vez que vengo aquí", agradeció el mallorquín