Diego Llorente, de Segunda B a líder defensivo del Rayo

Jémez: "Lo que le pasa se lo está ganando a pulso"

Diego Llorente

deportes

| 17.12.2015 - 11:53 h
REDACCIÓN

Diego Llorente, que se encuentra cedido en el Rayo por el Real Madrid y la pasada campaña jugaba en Segunda B con el Castilla, se ha convertido en un futbolista fundamental para Paco Jémez, que lo ha utilizado en todos los partidos oficiales y le ha convertido en el líder defensivo de su equipo en Primera.

En un caso similar al de Saúl Ñiguez, que hace dos temporadas estuvo cedido por el Atlético de Madrid y su paso por el Rayo supuso un trampolín en su carrera, Llorente recaló el pasado verano en el cuadro vallecano dispuesto a aprovechar la oportunidad que se le presentaba a sus 22 años.

CON TRABAJO Y HUMILDAD

En estos primeros meses de competición, Llorente, con trabajo y humildad, se ha reivindicado como un jugador a tener en cuenta, se ha ganado a la afición y ha convencido por completo a Paco Jémez, que lo ha alineado en todos los partidos oficiales disputados esta temporada y se ha convertido en el único jugador de la plantilla que ha completado todos los minutos posibles sobre el césped.

En una plantilla con cuatro centrales, el único que está siendo insustituible es Llorente. En el centro de la defensa ha actuado con Antonio Amaya, Chechu Dorado y el portugués Zé Castro, pero el único que ha disputado los quince partidos de Liga completos es él.

La confianza de Jémez en Llorente es total, hasta el punto que frente al Getafe, en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, lo situó en la medular para ejercer labores de centrocampista junto al capitán Roberto Trashorras.

JÉMEZ: "LO QUE LE ESTÁ PASA SE LO ESTÁ GANANDO A PULSO"

"Su progresión me parece muy positiva, a pesar que era arriesgado porque venía de Segunda B. Felipe Miñambres (director deportivo) y yo coincidimos en hay que apostar por gente joven y a Diego se le ven cosas. Lo que le pasa se lo está ganando a pulso, porque yo no le regalo nada a nadie", dijo Jémez en una rueda de prensa reciente.

El salto profesional que ha dado Llorente en estos meses es cuantitativo, puesto que la pasada campaña compitió en Segunda B con el Real Madrid Castilla. A las órdenes de Zinedine Zidane, el defensa madrileño disputó 31 partidos, jugó 2.681 minutos y marcó dos goles contra el Sestao River y el Rayo Vallecano B.

Sus cualidades tampoco pasaron desapercibidas para el cuerpo técnico del primer equipo y para el italiano Carlo Ancelotti, que en las dos temporadas que estuvo al frente del Real Madrid lo alineó en Liga contra el Almería, el 12 de abril de 2014, en el Santiago Bernabéu, y en Copa del Rey frente al Cornellá, a parte de incluirlo en otras seis convocatorias para partidos oficiales, aunque ocupando una plaza del banquillo.

Sin marcarse objetivos más allá de los de seguir aprendiendo en el día a día, Llorente, líder de la defensa del Rayo, espera regresar el próximo verano al Real Madrid para quedarse y ser igual de importante en el conjunto blanco.

El domingo, en el Santiago Bernabéu, no podrá ayudar al Rayo ni enfrentarse al Real Madrid. Una cláusula en su contrato de cesión se lo impide. Su ausencia será la primera de toda la temporada y en el momento deportivo más delicado para su equipo, que la pasada jornada, tras caer con el Málaga, se metió en descenso.