Detenidos 8 altos cargos de la FIFA acusados de corrupción

Supuestamente aceptaron sobornos por 100 millones de dólares. Los cargos incluyen fraude electrónico, crimen organizado y blanqueo de capitales

Webb (CONCACAF) y Figueredo (Uruguay), ambos vicepresidentes de la FIFA, y Marin (Brasil), entre los detenidos

Entre los arrestados no se encuentra el presidente del organismo Joseph Blatter, quien aspira a ser reelegido en el cargo este viernes

Se prevé su extradición a Estados Unidos, que ha solicitado su extradición para juzgarlos

Al Hussein, candidato a presidencia FIFA: "Es un día triste para el fútbol"

deportes

| 27.05.2015 - 08:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

La Policía de Suiza ha detenido por cargos de corrupción de ocho altos responsables de la FIFA en Zúrich, cuando se encontraban en el hotel en el que se alojan en esa ciudad. Las autoridades helvéticas indicaron que se prevé su extradición a Estados Unidos, donde una fiscalía de Nueva York les investiga por haber aceptado sobornos desde principios de los noventa hasta la actualidad.

Los detenidos participaban en Zúrich en una serie de actividades en la sede mundial de la FIFA, que son la antesala del Congreso de esta organización, que debe elegir este viernes a su presidente para los próximos cuatro años, un cargo para cual el suizo Joseph Blatter intentará su quinto mandato.

DETENIDOS EN UN HOTEL DE 5 ESTRELLAS

La operación fue llevada a cabo por la Policía suiza en el lujoso hotel Baur au Lac en los Alpes, donde los dirigentes se reúnen para su encuentro anual, y, tras pedir las llaves en conserjería, los agentes se dirigieron a las habitaciones para proceder a los arrestos.

El diario explica cómo un alto cargo de la FIFA (a quien no identifica) fue "dirigido por las autoridades desde su habitación a una puerta trasera para abandonar el hotel, permitiéndole llevar consigo su equipaje". Los cargos que la Justicia de EEUU presenta contra los dirigentes del fútbol mundial giran en torno a la "corrupción generalizada durante las dos últimas décadas", en relación a las adjudicaciones de sedes para la Copa Mundial y a los acuerdos de mercadotecnia y derechos de explotación televisiva.

Según el periódico, que cita fuentes propias cercanas a la investigación, las acusaciones incluyen fraude, asociación delictiva y blanqueo de capitales, y van dirigidas contra "miembros del poderoso comité ejecutivo de la FIFA, que amasa un enorme poder y lleva a cabo sus negocios en gran medida en secreto".

BLATTER, SE SALVA

La operación del Departamento de Justicia de EEUU implica a más de diez dirigentes del fútbol mundial, aunque no todos ellos se encuentran en Zúrich para asistir a la reunión. Entre ellos, siempre según The New York Times, se encuentran: Jeffrey Webb, de las islas Caimán, un vicepresidente del comité ejecutivo; Eugenio Figueredo, de Uruguay, también vicepresidente y hasta 2014 presidente de la CONMEBOL; y Jack Warner, de Trinidad y Tobago, exmiembro del comité y presidente de la CONCACAF entre 1990 y 2011.

La operación, por tanto, tendría serias implicaciones para el fútbol en el continente americano ya que, según la información publicada, dos de los detenidos son un expresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) y otro de la Confederación de Fútbol de Norte, Centroamérica y el Caribe (CONCACAF).

La Justicia estadounidense no presenta cargos contra el presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, aunque las detenciones pueden suponer un escollo de cara a su reelección en las elecciones que se celebrarán el viernes y en las que opta a un quinto mandato al frente del fútbol mundial.

"Nos sorprende el tiempo durante el que esto se ha prolongado y cómo ha alcanzado a casi cada parte de lo que ha hecho la FIFA", indicó un agente de la ley al The New York Times sobre la presunta corrupción.

"Parece que llegase a cada elemento de la federación y que fuese su manera de hacer negocios. Es como si esto fuese corrupción institucionalizada", indicó. Se espera que la fiscal general de EEUU, Loretta Lynch, y el director del FBI, James Comey, den una rueda de prensa hoy en Nueva York para explicar los detalles de la acusación.

REACCIONES

La FIFA reconoció estar viviendo un "momento difícil" tras el arresto de varios altos cargos del organismo, pero aseguró que el presidente Joseph Blatter no tenían pensado dimitir y que Rusia y Catar seguirán como anfitrionas de las dos próximas Copas del Mundo.

"Es ciertamente un momento difícil para nosotros. Es un momento duro para nosotros, pero, no me creerán, es bueno para la FIFA, confirma que estamos en el camino correcto. Duele, no es fácil, pero es el camino por el que ir. No es bueno en términos de imagen y reputación, pero sí en términos de limpieza", señaló en rueda de prensa el portavoz Walter De Gregorio.

El jordano Ali Bin Al Hussein, candidato a la presidencia de la FIFA en las elecciones del día 29, ha manifestado que "hoy es un día triste para el fútbol", pero que "no sería apropiado" hacer ahora más comentarios.

Al Hussein ha hecho público un breve comunicado tras conocer la detención en Zúrich (Suiza) de seis miembros de FIFA por cargos de corrupción.

"Hoy es un día triste para el fútbol. Claramente, esta es una historia en desarrollo, cuyos detalles se están aún revelando. No sería apropiado comentar más en este momento", señala la nota.

El ministro de Deporte ruso, Vitali Mutkó, aseguró que los altos responsables de la FIFA detenidos esta madrugada en Zúrich por cargos de corrupción no tuvieron relación con la campaña para elegir la sede del Mundial de Fútbol de 2018, que se celebrará en Rusia.

"Si tomamos a estas personas, muchos de ellos no tuvieron ninguna relación con la campaña para elegir la sede del Mundial de 2018. No eran miembros del Comité Ejecutivo y no tomaron parte (en la campaña)", dijo Mutkó, en declaraciones a medios rusos.

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de Francia, Frédéric Thiriez, pidió que la policía y la justicia lleguen "hasta el final" para aclarar los presuntos casos de corrupción generalizada en la FIFA durante las últimas dos décadas.

El expresidente del fútbol chileno y exfuncionario de la FIFA Harold Mayne-Nicholls afirmó que la detención de seis altos dirigentes del organismo por acusaciones de corrupción "se veía venir". "Se veía venir, esta gente tiene que alejarse del fútbol. Ha faltado liderazgo desde el interior de la FIFA para sacar a esta gente que le hace mal", dijo al portal Emol Mayne-Nichols, que el año pasado analizó ser candidato a la presidencia de la FIFA, lo que finalmente desechó.