De Gea entra en una convocatoria con el único descarte de Juanito

El ex de Valencia y Benfica prometió "trabajo" a su llegada

deportes

| 23.10.2010 - 16:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid, convocó hoy a 18 jugadores para el partido de este domingo ante el Villarreal, en una lista en la que está David de Gea, ya recuperado de una contractura y que será titular en El Madrigal, y con el único descarte de Juanito Gutiérrez.

Para ese duelo, además, el técnico tiene las bajas por lesión de Juan Valera, con una contractura; Álvaro Domínguez, que se perderá su tercer encuentro consecutivo por un esguince de tobillo; y Sergio Asenjo, que se recupera de una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla, sufrida el pasado mes de mayo.

Quique convocó al resto de su plantilla para el choque del domingo a los porteros David de Gea y Joel Robles; los defensas Tomas Ujfalusi, Luis Perea, Diego Godín, Filipe Luis y Antonio López; los centrocampistas José Antonio Reyes, Paulo Assuncao, Mario Suárez, Ignacio Camacho, Tiago Mendes, Raúl García, Fran Mérida y Simao Sabrosa; y los delanteros Diego Costa, Diego Forlán y 'Kun' Agüero.

Quique Sánchez Flores revierte la idiosincrasia atlética en un año de éxitos

El entrenador Quique Sánchez Flores cumple este 23 de octubre un año en el banquillo del Atlético de Madrid, un club al que rescató de una situación casi comatosa para llevarlo a lo más alto, logrando dos títulos en estos 365 días como rojiblanco.

"Ha cambiado la ilusión", reconoció Quique este sábado al hacer balance del último año, con "gran satisfacción" y consciente de que "el cambio experimentado por el equipo" en este periodo. "Lo que más destacaría es la felicidad que se ha generado por encima de los títulos", aseguró.

Lo cierto es que el preparador madrileño ha conseguido revertir la tendencia de los "colchoneros", acostumbrados a las decepciones y los fracasos en la última década. Quique Sánchez Flores ha lavado la cara de un club que se vuelve a sentir grande y en el que institución, jugadores y aficionados han aparcado sus diferencias para volver a saborear la gloria.

El ex de Valencia y Benfica prometió "trabajo" a su llegada y las metas que se han logrado eran inimaginables. A pesar de no ser la primera opción del club --Michael Laudrup y Luciano Spalleti eran los principales candidatos--, el joven mister nunca dudó de sus posibilidades y la nave rojiblanca comenzó a despegar.

Poco a poco, haciendo esa labor dentro del vestuario que tarda en florecer en el césped, Quique Sánchez Flores fue imprimiendo seguridad a sus pupilos, algo clave cuando se está en una situación dramática. Además, y consciente del ansia de la grada por ver a algún canterano triunfar --la sombra de Torres sigue siendo alargada-- dio la alternativa a De Gea y Domínguez.

"No puedo ser injusto conmigo mismo. De Gea me gana en cada entrenamiento", afirmó el entrenador en rueda de prensa antes de quitar la titularidad a Asenjo, uno de los fichajes de relumbrón del verano del 2009 en el club, para dársela al joven cancerbero. Además, el central Domínguez fue otro de los jóvenes que se hizo un hueco en el primer equipo, dotando a la zaga de una seguridad de la que carecía.

Apoyados en un gran Forlán, el Atlético de Madrid se empezó a mostrar firme en la 'Europea League', competición que al principio se miraba con recelo tras el fracaso en la Liga de Campeones. No sin suerte, fueron cayendo Galatasaray, Sporting de Lisboa, Valencia y Liverpool, hasta llegar a Hamburgo.

EL TRABAJO SE CONVIERTE EN TITULOS

El 12 de mayo, la incansable afición rojiblanca tomó las calles de la ciudad alemana y disfrutó de un partido para la historia. El delantero uruguayo, pitado en tramos de la temporada en su propio estadio, se erigió en el héroe y otorgó a los suyos el título, segundo en la cuenta del entrenador español.

La buena temporada en las competiciones del 'KO' también se vivió en la Copa del Rey. Tras superar unas eliminatorias ante equipos bastante asequibles, el Atlético se plantó en la final ante el Sevilla. Los hispalenses se llevaron el trofeo, pero en el recuerdo de todos está la hinchada madrileña, que se desgañitó durante más de una hora cuando el partido había acabado.

Durante el pasado mercado estival, el Atlético de Madrid realizó fichajes de gran nivel, destacando los de Godín y Filipe Luis para la defensa, posición que se necesitaba reforzar. Así, y cuando el curso no había hecho más que empezar, llegó la Supercopa de Europa, que también se apuntaron ante el Inter del 'triplete'.

En definitiva, un año de éxitos con un protagonista claro, Quique Sánchez Flores, un entrenador que ha cambiado la idiosincrasia del club. Ahora, el objetivo es llevar a los suyos a la 'Champions' mediante el campeonato doméstico, pero sin renunciar a ninguna de las dos competiciones coperas.