Cristiano: "Lo que más me duele son las críticas personales"

Portada GQ de marzo

"Mi carrera me obliga a levantar un muro entre los demás y yo"

deportes

| 22.02.2013 - 12:47 h
REDACCIÓN

Cristiano Ronaldo es el protagonista de la portada de marzo de la revista GQ, que sale a la venta el 26 de febrero. "La crítica es una parte más de nuestro negocio, pero lo que más me duele es la crítica por asuntos de fuera del terreno de juego", afirmó.

"A veces mi carrera me obliga a levantar un muro entre los demás y yo, pero mi carácter no ha cambiado. Sigo siendo el mismo de siempre", aseguró. Ess es la entrevista en QG:

¿Quién tiene la culpa de la historia del clan portugués?

Tengo un montón de amigos en el vestuario del Real Madrid, no sólo mis compatriotas. Obviamente, al principio me mezclé con gente como Pepe y Kaká porque teníamos una lengua común, pero eso no quiere decir que haya un clan.

Tal vez lo que necesites sea ganar un poco más.

Los trofeos son muy importantes, pero el resto también lo es. El Real Madrid es el club más grande del mundo, la gente espera que siempre seamos perfectos. Creo que siempre hay espacio para mejorar.

¿Y qué pasa con tu imagen?

La gente ve en mí lo que quiere. Yo sólo trato de ser yo mismo.

¿Lees la prensa deportiva?

No soy el tipo de persona que, cuando hago las cosas mal, busca las críticas en los periódicos y en la televisión. Pero la crítica es parte de nuestro negocio, tenemos que vivir con ello. Lo que más me duele es la crítica por asuntos de fuera del terreno de juego. No me molesta cuando se trata de mi forma de jugar, porque, repito, yo soy el primero en darme cuenta cuando patino.

¿Revisas los partidos que juegas?

No todos, pero sí la mayoría de ellos. Me resulta útil revisar mi juego para reconocer dónde podía haberlo hecho mejor.

¿Puedes dormir después de una derrota?

Si estamos hablando de un partido importante –una semifinal o una final de un gran torneo–, obviamente, no duermo bien. Y no sólo la misma noche: ni siquiera en las siguientes dos o tres. Pero perder es uno de los inconvenientes de la profesión.

¿Incluso jugando en el Real Madrid?

Por supuesto. No debería suceder. Pero pasa.

El no haber ganado nada con tu selección nacional, ¿te supone una carga en lo personal como en lo profesional?

Es mucho más difícil ganar con la selección que con tu club. Portugal me ha dado la oportunidad de jugar partidos de alto nivel y me ha puesto al alcance metas importantes: llegamos a la final en 2004, a las semifinales en 2006 y también en la Eurocopa del año pasado; eso es una hazaña. Y seguimos siendo un equipo joven.

¿Ha habido alguna derrota que te haya afectado más que otra?

La semifinal de la Eurocopa contra España. Perder en los penaltis siempre es doloroso. Perder después de 120 minutos de duro desempeño lo es todavía más.

¿Lloraste?

En otras ocasiones sí, pero esa noche no.

Después de una derrota, ¿prefieres estar solo o compartir tu frustración con alguien?

Prefiero pasar el rato con mi novia y mis amigos.

¿Odias perder sólo en el campo o también en la vida en general?

Soy competitivo en todo lo que hago.

¿Es cierto que haces 3.000 abdominales todos los días?

Sigo un programa de entrenamiento de core strength, pero desde luego no cuento el número de ejercicios que hago. Simplemente los hago.

¿Core strength? ¿Podrías traducirlo para los indolentes crónicos?

Es un programa que incluye elementos de equilibrio y estabilidad, trabajo en el abdomen, en la espalda baja y en todos los músculos del torso.

¿Cuánto tiempo le dedicas a tu cuerpo cada día?

No sabría decírtelo. Entrenamos por la mañana, hago ejercicio en el gimnasio por la tarde, pero también encuentro tiempo para relajarme.

¿Por qué lo haces?

Porque el fútbol lo exige en nuestros días. Si quieres estar arriba en el campo, tienes que comer bien, dormir bien, entrenar bien y apagar el interruptor en los raros momentos en que la temporada lo permita.

¿Te ocupas por igual de la mente y del espíritu?

Por supuesto. La preparación psicológica para un partido es tan importante como la preparación física. Cuando juegas, tienes que estar concentrado, pero también tranquilo.

¿Cuál es tu peor cualidad?

Tengo varias, pero si tuviera que nombrar sólo una, diría que soy muy terco.

¿Lo eras también de niño?

Mucho menos. Ahora lo soy más.

¿Te gustas más ahora o cuando eras un niño?

No creo que haya cambiado mucho. A veces mi carrera me obliga a levantar un muro entre los demás y yo, pero mi carácter no ha cambiado.

¿Cómo eras de niño?

Yo diría que normal.

Amigos, fútbol, familia…

Sí. Madeira es un gran lugar para pasar la infancia. Jugaba con mis amigos todos los días, e incluso entonces, soñaba con convertirme en profesional.

¿Tenías algún póster en las paredes de tu habitación?

No. Nada. No había espacio. Compartía la habitación con mi hermano y los muebles cubrían las paredes.

¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con el fútbol?

No tengo absolutamente ningún recuerdo de mi vida antes de descubrir el fútbol. Siempre llevaba un balón conmigo: en la escuela, en la calle, en todas partes.

¿Siempre jugaste en ataque?

Sí, desde que era un niño. Como extremo o delantero centro.

¿Te acuerdas de la camiseta del primer equipo en el que jugaste?

Mi primera camiseta real fue del equipo de Funchal, Nacional de Madeira, que era blanca y negra. Tenía 7 años la primera vez que la vestí, y estaba muy emocionado.

¿Y tu primer gol?

Todo lo que recuerdo es que estaba muy emocionado.

¿Quién te llevaba a los partidos?

Mis padres. Papá nunca se perdió un partido.

¿Cómo fue dejar tu casa?

Sabía que era la única manera de hacer mi sueño realidad. Pero fue la decisión más difícil de mi vida. Estaba completamente solo, con 11 años, en una gran ciudad como Lisboa. Echaba de menos a mi madre, mi familia, mis amigos. Todo. Lo único que me mantuvo en marcha fue el apoyo de la gente que quería. Nunca hubiera podido hacerlo sin ellos.

¿Y tu mudanza a Inglaterra?

Era joven pero maduro. Todos mis recuerdos de Mánchester son positivos. Estuve allí seis años, y fue entonces cuando me convertí en un jugador de fama mundial.

¿Te acuerdas de las primeras palabras de Ferguson cuando le conociste?

"Sé profesional, sé tú mismo, concéntrate en tus objetivos y nunca pierdas la fe".

¿Discutisteis alguna vez?

Tuvimos algunos desencuentros, pero eso es de esperar entre personas que trabajan juntas tanto tiempo a niveles tan altos. Por lo demás, sólo siento gratitud hacia Ferguson. Es fantástico como entrenador y como persona.

¿Te gustaría trabajar de nuevo con él?

Trabajar con los mejores profesionales es siempre un honor.

Lo mismo ocurre con Mourinho, obviamente.

Obviamente.

¿Te imaginas tu futuro como entrenador?

El fútbol es mi vida. Me gustaría quedarme en este mundo, incluso después de dejar de jugar. Pero por el momento, voy a concentrarme en los años que me quedan como jugador. El tiempo dirá lo que pasará después.

¿Te gustaría que tu hijo fuese futbolista?

Eso sería fantástico.

El mismo nombre, la misma carrera… un legado de demasiada altura.

Eso depende de él. Me gustaría, pero si decide no hacerlo, no hay problema. Siempre respetaría su decisión.

¿Le pega tan fuerte como tú?

[Sonríe] Todavía es pequeño, pero sí, yo diría que sí.

Si se da prisa, tal vez hasta podríais llegar a jugar juntos.

Quién sabe. Nunca se me había ocurrido, pero ahora que lo dices, ¿por qué no?

¿Qué habrías hecho si no hubieras sido futbolista?

A menudo me preguntan eso. Que no lo sé, probablemente haría lo mismo que hicieron mis hermanos: dependiente, constructor. Algo por el estilo.

¿Es cierto que te llamas así por Ronald Reagan, de quien tu padre era fan?

Sí y no. Mi madre era la verdadera fan.

¿Tu madre?

Sí. Mi padre fue por ahí diciendo que la idea de mi nombre era suya, pero lo cierto es que la verdadera fan de Reagan era mi mamá.

¿Y era fan del presidente o del actor?

Del presidente.

¿De qué partido era miembro?

Del Partido Republicano, creo.

¿Y Obama?

Del Demócrata.

Si pudieras, ¿hubieras votado por él o por Romney?

Por Obama. Me cae bien. Parece ser el hombre adecuado para dirigir EE UU.

¿Alguna vez has visto alguna de las películas de Ronald Reagan?

No que yo recuerde.

¿Te gustan los westerns, las pelis de indios y vaqueros?

La verdad es que no de esos indios. En mi casa veíamos películas de indios reales, los de Bollywood.