Copa Davis: Francia y Suiza empatan la final (1-1)

Wawrinka derrotó a Jo-Wilfried Tsonga (6-1, 3-6, 6-3 y 6-2) y Federer cayó ante Monfils (6-1, 6-4 y 6-3)

Récord de asistencia: 27.000 personas se dieron cita en Lille

Monfils y Wawrinka

deportes

| 21.11.2014 - 21:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El suizo Stan Wawrinka logró el primer punto para su país en la final de la Copa Davis contra Francia, tras derrotar al francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-1, 3-6, 6-3, 6-2 en algo menos de dos horas y media.

En la búsqueda de la primera ensaladera suiza, el número dos helvético dio un paso de gigante, que puede ser confirmado por el número uno, Roger Federer, que se mide ahora contra el segundo francés, Gael Monfils. Wawrinka, número 4 del mundo, logró un trabajoso triunfo en un partido que comenzó cómodo, pero que se complicó a lo largo de los minutos cuando Tsonga, 12, elevó su nivel e igualó la contienda.

LOS FRANCESES BUSCAN SU DÉCIMA ENSALADERA

Francia, que persigue su décima Copa Davis, la primera desde 2001, ve complicadas sus opciones de triunfo ante su público, más de 27.000 personas que abarrotaron el estadio Pierre Mauroy de las afueras de Lille, muchos de ellos procedentes de Suiza, lo que constituye un nuevo récord para un duelo de tenis.

El primer set fue un paseo para el helvético, que mostró el mismo nivel elevado de forma que seis días antes en semifinales del Masters de Londres ante su compatriota Roger Federer. Campanada de Monfils El francés Gael Monfils, contra todo pronóstico, venció en tres sets al suizo Roger Federer, 6-1, 6-4, 6-3, e igualó así la final.

Duda hasta el último momento por los problemas de espalda que le impidieron el pasado domingo disputar la final del Masters de Londres, Federer apenas pudo atacar a un descarado Monfils, apoyado en un potente servicio y que encandiló a las más de 27.000 personas que abarrotaron el estadio Pierre Mauroy de Lille.

Fue el francés el que puso todo en la pista, los golpes ganadores y los fallos, ante un indolente suizo, desconocido, apático, a la defensiva, incapaz de marcar el tempo del duelo, que tuvo un dominador claro.