Contador dinamita la etapa a 90 kilómetros de la meta y sólo cede a dos kilómetros de la cima de L'Alpe d'Huez

El luxemburgués Andy Schleck es el nuevo líder

Evans, supo responder a todos los ataques, como gran favorito

Sensacional espectáculo en la carrera más grande del ciclismo profesional

deportes

| 22.07.2011 - 18:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El francés Pierre Rolland se impuso en el alto de Alpe D'Huez, llegada de la decimonovena etapa del Tour de Francia, en la que los españoles Alberto Contador y Samuel Sánchez pusieron el espectáculo de una carrera en la que el luxemburgués Andy Schleck es el nuevo líder.

Contador lo intentó hoy para responder a la decepción de ayer jueves pero Rolland y Sánchez, que acabó segundo, impidieron la victoria del tres veces ganador del Tour.

En la general, el pequeño de los Schleck saldrá mañana de líder en la contrarreloj que decidirá la carrera, con el australiano Cadel Evans, que hoy supo responder a todos los ataques, como gran favorito.

El primer ataque del de Pinto fue a 92 kilómetros de meta, en el ascenso al Telegraphe. Le siguieron los hermanos Schleck, Evans y el líder de la general Thomas Voeckler.

El mayor de los Schleck fue el primero en quedarse, un kilómetro después desistieron Evans y Voeckler. Por la cima Contador y Andy Schleck aventajaban en 34 segundos a Voeckler, y 1:35 al grupo con Evans, Sánchez, el italiano Ivan Basso y Franck Schleck.

En la ascensión al Galibier, Evans tomó el mando de los perseguidores y en la cima estaba a solo treinta segundos de Schleck y Contador. Mas atrás viajaban el italiano Basso, a 1:09, y el grupo de Voeckler a 1:34.

En el descenso y en el llano que precedía a Alpe D'Huez, hubo reagrupamiento entre todos los favoritos. Tras 95 kilómetros de gran batalla, la etapa volvía a empezar.

A poco de iniciarse el puerto, Contador volvió a atacar y se fue en solitario. Por detrás Andy Schleck y Cadel Evans se marchaban y mantenían unidos.

Adelante Rolland se aprovechó del trabajo por detrás de Samuel Sánchez para recortar distancias a Contador, que notó la fatiga al final y fue rebasado por el francés, primero, y el español después.